8

jul

Telaraña

Artículo publicado por Merlina Meiler

El maltrato es una gran telaraña. Te va atrapando cada vez más y llega un momento en que no ves la salida.

Al principio no te das cuenta y todo se ve de color de rosa: ¡tienes pareja! Se preocupa por ti, te acompaña, le interesa cada cosas que haces, te presta atención.

Poco a poco te vas adentrando en esa tela de araña, casi sin notar de qué se trata realmente. El terreno va dejando de sentirse firme y te das cuenta de que lo que al principio sentías como seguro, era una ilusión que dio paso a maltrato, celos enfermizos, controles, límites irracionales, aislamiento, vigilancia. En resumen: la pérdida de tu libertad.

Mientras tanto, el hilo sigue tejiéndose y estás cada vez más atrapado, sin saber cómo salir. Y esto puede sucederles a hombres y a mujeres, ya que el maltrato no distingue género y la dificultad para salir, tampoco.

Por más que intenten pintarte la red de colores o argüir que todo lo hacen por tu bien, es bien evidente que solo buscan satisfacer sus propios deseos poco saludables, a costa de tu bienestar (bien poco les interesa). Sientes el aguijón clavándose una y otra vez, aunque intenten disimularlo con sonrisas, frases bonitas o regalos que intercalan con insultos, descalificaciones, abusos, órdenes o, incluso, agresión física.

Quien es maltratado no habla sobre el tema y cubre, por vergüenza, por sentirse en inferioridad de condiciones, por miedo. Y de esto se alimenta el maltratador para ampliar la intensidad de su influencia y para tenerte a su merced en su red, vulnerable.

Estas telarañas no duran permanentemente y suelen ser más endebles de lo que parecen.

El primer paso que puede ayudarte a salir de ella airoso: hablar.

Con un familiar, con un profesional, con un centro. En todos los países y ciudades hay teléfonos a los que se puede llamar y donde dan refugio, contención, apoyo. Tal vez veas esto como un paliativo o como ayuda momentánea y no entiendas cómo se entrelazarán los hechos después, pero el primer paso da lugar al segundo y así sucesivamente.

Permite que te asistan, que te cuiden, que te protejan contra quien te está haciendo mal.

Lo que está sucediendo no es culpa tuya, eres una víctima que se vio atrapada en el teje y maneje de un ser manipulador.

Puedes recuperar tu estima, tu vida y tu alegría si tan solo te decides a contar lo que te está sucediendo. El resto vendrá por añadidura. Hoy, al igual que siempre, sigues mereciendo lo mejor.

Lectura relacionada: Tolerancia cero





  Deja tu comentario


13 comentarios en “Telaraña”

  1. flexfusion
    julio 8th, 2013 a las 15:10

    holas Merlina. Muy buen artículo. Pienso que esto sucede porque las personas no han sabido valorarse así mismas, bajando su autoestima y tercerizandolo todo sobre la otra persona que termina comportándose en su amo y esta en su esclavo. La única salida es enfrentar la situación, tomar coraje y salirse cuanto antes de ese ambiente tóxico porque a medida que pase el tiempo ira de mal en peor y cada vez resultará más difícil salir de ello. Se puede, solo que quien debe tomar la decisión de estar firme y fuerte con sus convicciones y atreverse a salir de dicho círculo tóxico y pasar a tomar la poseción de su libertad, la que perdio bajo esta influencia enfermiza.
    Saludos,
    :)

  2. Betiana
    julio 8th, 2013 a las 17:17

    Así es, Merlina, acertada como siempre!

  3. Ramiro
    julio 9th, 2013 a las 10:11

    algunos hombres tambien hemos pasado por situaciones de amltrato de una pareja y la sensacion es parecida a lo que relatas, es dificil salir de la situacion por la familia y los hijos

  4. nelson
    julio 9th, 2013 a las 13:04

    yo aún estoy en esa telaraña…y lo peor que no se como escapar.
    me escudo con el apartamento por que es de ambos y no quiero ir a vivir pagando habitación. pero ella me hace todo tipo de humillaciones. se va a tomar con amigos y amigas, llega tarde borracha, se desaparece por muchas horas y aunque estamos en habitaciones separadas en la calle ella vende que estamos bien y que le acepto que ella haga lo que quiera. me dí cuenta de eso y comencé a regar que estamos separados para que la gente no piense que ella me esta cogiendo de zoquete. lo cierto es que me creé mucha dependencia emocional con ella, me dí cuenta en un articulo de merlina y estoy trabajando en ello.

  5. Luis
    julio 9th, 2013 a las 15:11

    Buenos días Merlina:
    Un mensaje puntual y maravilloso que sirve como un manual de vida para quienes están experimentando esta situación.
    Felicitaciones Merlina por darnos tu tiempo y buenos deseos, siempre.
    Un abrazo.
    Luis

  6. marta
    julio 11th, 2013 a las 9:28

    Hola Merlina: muy bueno tu artículo, como siempre, comparte lo que dice el primer comentario que les pasa a personas que no han sabido valorarse a sí mismos, que tienen baja autoestima, pero a veces no es fácil la vida que uno ha vivido desde pequeño, uno no lo elije, y eso, lamentablemente te marca para siempre. Ojalá todos hubiéramos podido salir a la vida con una autoestima altísima, pero a veces no es tan fácil. Gracias

  7. JESSICA
    julio 11th, 2013 a las 17:29

    ES MOMENTO DE DECIRLES “BASTA”, TENEMOS ESTA VIDA SOLAMENTE Y EMPEZAR POR SER FELIZ ES UN BUEN REINICIO, SIEMPRE PODEMOS ELEGIR.

  8. FLOR
    julio 15th, 2013 a las 5:40

    De que existe el maltrato , existe en ambos casos , pero con frecuencia más a la mujer .
    Existen hombres machistas que creen ser más que una mujer .
    Una mujer debe saber valorarse y ni siquiera permitir que le alcen la voz .
    No al maltrato ! No a los abusos..
    Más vale vivir sola que mal acompñada , dice el dicho .

  9. Silvina
    julio 29th, 2013 a las 10:06

    Hola Merlina, descubri tu blog de casualidad y me encantó leerte.
    Muchas gracias un beso y felicitaciones

  10. Luis
    agosto 12th, 2013 a las 9:40

    Hola merlina, te agradezco muchísimo, tu eres muy especial.
    Bendiciones……

  11. Marina
    mayo 18th, 2017 a las 20:00

    Merlina, hace muchos años que te sigo y tus artículos sin muy interesantes, estoy en esa telaraña hace muchos años y mi cabeza no me permite salir, creo que debe ser por falta de autoestima que la fue destruyendo y a mi edad tengo 56 años me cuesta mucho abandonar todo y empezar de nuevo

Ingresa tu comentario: