24

mar

Ser Inés… por un día

Artículo publicado por Merlina Meiler

Inés

Mi segundo nombre es Inés.

Y en muchas ocasiones, esto es una gran ventaja.

Al darle vueltas a un problema o a una situación a la que no le hallamos una salida viable, lo mejor que podemos hacer es cambiar el ángulo desde el que nos estamos enfocando en ese tema.

Si seguimos viéndolo con los mismos ojos y desde el mismo lugar, las imágenes que obtendremos y las ideas que se nos vendrán a la mente seguirán siendo idénticas (y, probablemente, también muy parecidas a formas de resolución que intentamos en el pasado y nos dieron un resultado contrario al deseado o que, por lo menos, no satisfizo nuestras expectativas ni lograron poner un punto final).

En estos casos es cuando uso mi segundo nombre, y pienso: ¿Cómo resolvería esto Inés? ¿Qué pensaría? ¿Qué diría? ¿Qué rumbo elegiría? ¿Cuál sería la próxima acción que tomaría?

Adoptar la posición de un observador neutral es muy útil para tener la posibilidad de notar elementos o detalles que, hasta ahora, habían pasado desapercibidos. Además, variar la posición en la que nos ubicamos con respecto a lo que nos mantiene pensativos y nos quita tiempo y energía cambia significados y abre nuevos caminos.

Al dejar de utilizar la propia perspectiva, nos alejamos de nuestros sentimientos y de nuestras emociones. Ya no vemos, oímos ni sentimos de igual modo. Si se trata de un recuerdo, no lo revivimos de la misma manera en que lo hacíamos, sino que adquirimos objetividad – ¡lo que tanto necesitamos para examinar todo con claridad y llegar a nuevos entendimientos y a soluciones eficaces!

Por eso, si hay algún asunto que te desvela y te pre-ocupa y te está costando trabajo encontrarle la salida, te propongo que uses tu segundo nombre por un día, con imaginación. Si no tienes, ¡con gusto compartiré “Inés” contigo! O puedes elegir el nombre de alguien cercano o que tenga ciertas cualidades que lo hacen merecedor de tu confianza (por ejemplo: tu tío Luis, tu vecina Carla, la maestra/profesora María que tan bien recuerdas, etc.)

Solo intenta pensar, sentir, ver y escucharte hablar como esta persona durante un día, ¡y comparte conmigo cómo te va!

Lectura relacionada: Conflictos saludables





  Deja tu comentario


6 comentarios en “Ser Inés… por un día”

  1. Albertina
    marzo 25th, 2015 a las 15:20

    Interesante, te copio el nombre :)

  2. Flor de María
    marzo 25th, 2015 a las 20:25

    Muy bueno !!! Aunque te cuento Merlina que el primogénito de mis hijos suele llamrse Alberto , todos les llamamos por su primer nombre que es Juan , pero a el le gusta que le llamen por su segundo nombre …¿ por qué será ? …
    Lo dejo para meditarlo
    Gracias por el envío .
    Flor de María o Pocha jijiji así me dicen la familia …
    Mis saludos desde Huaral -Lima – PERÚ

  3. María
    abril 1st, 2015 a las 16:41

    Holaaa!!! Buenos días!! Wuauuuu me impacto, me movilizó!!! Gracias Merlina!!! Intentare ponerlo en práctica!!! Vaya toda mi luz!!! Bendiciones!!!

  4. Inés
    abril 14th, 2015 a las 17:55

    gracias! me llamo Ines :)

  5. angelica
    abril 16th, 2015 a las 10:29

    gracias como siempre, creo que las decisiones que uno toma tienen respuesta porque buscamos la solucion y a mi siempre me llegan con estos mensajes muchas gracias.
    angelica

  6. Lorena
    abril 20th, 2015 a las 16:16

    hola merlina si llegara o me pusiera del lado de ines en estos momentos mandaria todo a la m…… y empesaria de nuevo pero cuando tenes responsabilidades muchas veces tenes que seguir siendo vos misma , tenes que seguir viendo las cosas como vos misma gracias un beso , pero creeme me sirvio

Ingresa tu comentario: