9

Feb

Pero, pero

Artículo publicado por Merlina Meiler

 

peroLas palabras que usamos influyen muchísimo en los resultados que obtenemos.

Cuántas veces suponemos o estamos bastante convencidos de que tenemos la intención de lograr algo o que vamos en buen sentido, y mediante el lenguaje estamos poniendo alguna piedra impensada en el camino.

Un caso típico es el de la palabra “pero”, que aunque no lo tengamos en cuenta, indica contrariedad y le resta valor a la frase anterior. Por eso se llama conjunción adversativa: contrapone dos oraciones o ideas.

El sábado pasado hablaba con una amiga acerca de su dificultad para hallar una pareja estable.

Mi teoría es que ella no está segura de que puede encontrar un compañero a esta altura de su vida, con hijos ya grandes, y esto está imposibilitando el tan ansiado encuentro.

Por este motivo le pregunté varias veces si creía que tener una buena pareja podía ser una realidad para ella, si la merecía, si estaba abierta a conocer a un hombre con el cual compartir su vida.

Sus respuestas, permanentemente, fueron: Sí, claro que sí, pero…

Y no importa la excusa que enunció después del “pero” (que a esta edad bla bla, que los hombres bla bla, que ella bla bla) sino el uso permanente de esa conjunción.

Ahí confirmé que ella descree de la posibilidad real de plasmar su sueño, y eso es lo que está frenando que al conocer a alguien la cosa siga avanzando y se transforme en una relación.

EJERCICIO
En los próximos días, te propongo que tengas en cuenta en los “pero” que utilizas.

Fíjate qué dices antes de ese conector.

A qué le estás restando importancia o fuerza.

Qué estás trabando, específicamente (es probable que ni tengas conciencia de que lo estás haciendo).

Esto puede darte una idea cabal de cómo superar obstáculos y derribar barreras que en este momento te parecen difíciles de franquear.

Cuando uses un “pero”, cámbialo inmediatamente por “y” (que suma o implica coexistencia, y no resta fuerza ni intención a las palabras que pronuncies antes).

¡Y observa cómo se abre una puerta para obtener nuevas concreciones!

Lectura relacionada: Mi objetivo, ¿es realmente mío?





  Deja tu comentario


4 comentarios en “Pero, pero”

  1. Lily
    febrero 9th, 2015 a las 16:39

    Hola Merly: Buen articulo, fijate que en mi caso pongo atención a la palabra «debería» la tengo presente y la cambio por «puedo» o «puedes» observaré ahora mis «pero» en realidad no habia prestado atención a esa palabra. Saludos!!!!

  2. Luz
    febrero 12th, 2015 a las 7:35

    Hola Merlina,
    Excelente, lo tendré muyyyyyy presente…
    Gracias!! Tu siempre viva, latente y presente.
    Un abrazote…

  3. Nacho
    febrero 12th, 2015 a las 17:40

    Interesante planteo Merlina. A los hombres nos pasa lo mismo. No todos estamos para la joda. Igual primero hay que determinar qué es una buena pareja. Algunas veces creo que según como te haya ido con tu ex se buscan parejas iguales o totalmente distintas. La diferencia es que las condiciones con el primer proyecto – el original -son distintas, hijos, hijos grandes, tiempos. mejor o peor estándar económico del otro, intereses, hobbies, dietas, etc.
    Igual decile a tu amiga, que su «potencial buena pareja» también es probable que tenga hijos grandes y esté en la misma situación. Pero no pasa por ahí la cosa. Es más algunas veces un equivocado hasta que llegue el indicado, puede inclusive ayudarla a darse cuenta dónde está parada ante «los hombres» con o sin mayúsculas o con todas las letras 🙂

  4. ANIA
    abril 21st, 2015 a las 10:16

    HOLA COMO SIEMPRE BUEN DIA.
    MUCHAS GRACIAS POR ESTOS MENSAJES, JUSTAMENTE YO PENSABA EN ESO ULTIMAMENTE LO HE ESCUCHADO TANTO E INCLUSO LO HE MENCIONADO, INCLUSO HE LEIDO ACERCA DE COMO INFLUYE LO QUE DICES Y CREO QUE ES IMPORTANTE CUIDAR NUESTRO LENGUAJE YA QUE INFLUYE EN TODA NUESTRA VIDA.
    GRACIAS DE NUEVO.
    ANIA

Ingresa tu comentario: