11

May

Muchas opciones vs. pocas opciones

Artículo publicado por Merlina Meiler

opciones múltiples

Desde que tengo uso de razón, siempre me gustó elegir.

Pero con el correr del tiempo, empecé a cuestionarme este tema, ya que conocía personas que se manejaban de otra manera y a quienes, de hecho, la falta de alternativas no les importaba.

Para que quede claro a qué me estoy refiriendo: uno de los recuerdos más vívidos que tengo con respecto a este asunto es el de los perfumes. Conozco gente que durante años usa la misma fragancia, en todo momento y para toda ocasión. Es más, ni siquiera se plantea esto como un inconveniente ni como objeto de discurrimiento.

Algunos, como máximo, tienen dos marcas diferentes que alternan en invierno y en verano o, cuando se cansan de una, usan la otra, para luego regresar a la que estuvo relegada durante algún tiempo.

En mi caso, preciso tener varios perfumes para seleccionar el que mejor se ajusta a mí, según mi estado de ánimo, la ocasión o alguna otra razón puntual.

Y así en (casi) todo.

No se trata de dudar o de carecer de seguridad al tomar una decisión (al menos, no en mi caso), sino que me gusta contar con un abanico de posibilidades delante de mí y siento que algo me falta cuando la cantidad es muy limitada (o no hay cabida para elegir).

Algún hombre avezado y risueño estará pensando “así son las mujeres”, pero lamento contradecirlos en esta ocasión: hay tanto hombres como mujeres que precisan tener múltiples opciones para escoger, y otros que dicen que sí a lo primero que se les aparece y así viven felices y contentos.

De hecho, es probable que estos últimos jamás hayan destinado ni un minuto a pensar sobre esta cuestión, porque lo natural para ellos es tomar lo que se les presenta cuando cumple su finalidad, sin dar tantos rodeos.

Admito que llegué a preguntarme si había algo de malo en mi enfoque (mientras mi colección de perfumes seguía creciendo, cosa que me provocaba felicidad y preocupación al mismo tiempo).

Por suerte, mientras estudiaba mi Master en PNL (Programación Neuro Lingüística), me topé con un concepto que echó luz a este comportamiento.

¿De qué se trata?

A algunos nos gusta que nos permitan optar (y no nos digan exactamente qué hacer, aunque aceptamos sugerencias). Si es necesario que nos indiquen qué se espera de nosotros con exactitud, entonces preferimos que no nos expliquen el “cómo” y explorarlo por nosotros mismos. Nos agrada la variación en ciertos aspectos (aunque el trasfondo sea de estabilidad, como un trabajo o una pareja, variar los detalles nos da un aire que nos hace bien).

Otras personas (cuyo foco de atención es interno) prefieren que les indiquen qué hacer, detalladamente, y no toparse con disyuntivas. Son seres bastante predecibles y, en ciertos casos, rutinarios. Con una respuesta para una pregunta, les alcanza y les sobra.

Esta descripción puede ayudarte no solo a entenderte a ti mismo, sino también a familiares, amigos, compañeros de trabajo e, incluso, a quien acompaña tus días. Además, evita conflictos – ya que puedes comprender el motivo de por qué tu mujer quiere “hacer algo distinto cada domingo a la tarde” o por qué a tu vecino tienes que decirle paso a paso “cómo regar las plantas el fin de semana que no estarás” (horarios, cantidad de agua, etc.).

Ninguna de las dos posturas es desfavorable afortunadamente, y la verdad es que se trata de rasgos de nuestra personalidad (y de la personalidad de los demás) a descubrir, a aceptar y, con el tiempo, ¡a disfrutar!

¿Eres una persona a la que le gusta tener muchas opciones o pocas opciones?

Lectura relacionada: Cara o cruz





  Deja tu comentario


14 comentarios en “Muchas opciones vs. pocas opciones”

  1. Paula
    mayo 11th, 2015 a las 20:35

    Qué tema interesante, Merlina. Mi postura es un poco contradictoria, porque siempre me gustó la libertad de elegir en cualquier situación y contar con muchas opciones, pero a veces preferiría que sean pocas, para no tener que dudar tanto en mis elecciones. Gracias por tan enriquecedores artículos.

  2. Rita
    mayo 12th, 2015 a las 7:45

    Gracias Merlina!en este momento estoy tal cual como tu artículo lo describe.También creo que es cobarde de mi parte no tomar mis propias decisiones y esperar que alguien o el destino me marquen lo que debo seguir o hacer ante determinaciones .Creo que hacerme cargo de mi vida y lo que esto implica en la toma decisiones también..GRACIAAAS!!!bsos

  3. Yolanda
    mayo 12th, 2015 a las 9:03

    Muy lindo y enriquecedor Merlina.
    Gracias.

  4. Lorena
    mayo 12th, 2015 a las 10:06

    Ja ja me encantó este artículo Amiga… Si a mi me gusta las diversas opciones… Especialmente en perfumes, ejercicios y cocinar. Me gusta variar. Si hago algo repetitivo me desespero. Saludos. Muy interesante.

  5. Aldo
    mayo 12th, 2015 a las 16:32

    Si !! Prefiero elegir y no que elijan por mi !!

  6. Vivi
    mayo 13th, 2015 a las 14:42

    Me gusta tener muchas opciones para elegir, ni hablar si se trata de perfumes!

  7. Antonio
    mayo 13th, 2015 a las 19:10

    «La variedad es la sal de la vida» solía decir una amiga mía y creo que es lo que en cierta manera caracteriza una vida libre, una democracia, el libre mercado, etc. Es como la diferencia entre amigos y familiares. A los amigos uno los puede elegir, a la familia no. En el mundo laboral, poder elegir el trabajo que uno quisiera hacer es un privilegio que pocos entienden o aprecian. Y por ej. con las relaciones de pareja, algunos dicen que sólo los «bellos» tienen esa capacidad, sobre todo las mujeres bajo el famoso refrán «El hombre propone…» Pero he aquí un dilema: el bello nunca estará seguro si lo eligen por como se ve o cómo es. Si es una persona «trofeo» o su pareja realmente los ama/quiere/respeta/admira. Los no tan agraciados estéticamente al menos saben con mayor grado de certeza que los eligen por cómo uno cree que es. Porque saber cómo es alguien de verdad, es casi imposible. Buen post – Me hizo reflexionar.

  8. Eugenia
    mayo 14th, 2015 a las 10:28

    mi abanico de posibilidades me lo fué dando la vida desde muy pequeña y siendo adulta dio sus frutos también tiene que ver con mi curiosidad de aprender tiene que ver mucho con mi personalidad y la gran adaptación que te da los cambios en el camino de la vida y empiezo con mis ejemplos tratando de ser resumida a los 7 años aprendi a tejer a dos ahujas lógico cuellos y sisa me ayudaba la hermana de mi madre pero mi primer pulover de invierno fúe azul cuello redondo y el tejido no lo deje nunca siempre encontrando en el camino gente más sabia que yo en el tema y iba aprendiendo hasta el ajuar de mis hijos hice en su momento.

  9. Eugenia
    mayo 14th, 2015 a las 10:58

    A los 19 años me recibi de mecanica dentista impagable las satisfacciones que me dio en el transcurso de mi vida soy precursora de protesis parciales a presión sin ganchos y mucho estudio donde beneficie a mucha gente no me quede con ser mecanica dentista siempre dibuje desde que tengo uso de razón asi que cuando mis tres hijos empezaron el jardin de infantes yo empece mi carrera de arte me recibi de Maestro Nac. de DIbujo y soy profesora de Artes Visuales y enseño hoy en la actualidad a cinco centros de jubilados dibujo y pintura- enseño en mi casa lo mismo aparte si sale trabajo de apoyo en historia del arte para un examen preparo- si tengo que hacer telar como ahora una manta de bebe un poncho a pedido lo hago aparte de hacer infinidad de cosas para vender nunca me aburro no me hago millornaria pero soy feliz hago cerámica- xilografia- bijouterie todo debido a lo que invierto en el momento o como se va dando todo amo la variedad y los cambios al quedar sola hasta alquilo mi propio dpto se dice hoster compartimos baño y cocina un ingreso más y vivo siempre hay una salida y no me aburro porque siempre hago cosas diferentes

  10. Eugenia
    mayo 14th, 2015 a las 11:02

    te adoroooooo Merlina mira todo lo que te escribi mi vida mi trabajo despues que no hago por mis nietos tengo mucho para enseñar abrazos.

  11. Cristian
    mayo 15th, 2015 a las 16:08

    buenas tardes que Dios me los cuide para que sigan dando estos mensajes que siempre alientan.

  12. Ross
    mayo 16th, 2015 a las 13:08

    Tienes toda la razón y me da gusto entenderlo asi, es de mucha ayuda, muchas gracias

  13. Libertad
    agosto 30th, 2019 a las 16:17

    Hola Melina: Me encantó esto ver que tengo un mundo de posibilidades y opciones, me llena de luz y esperanza, estoy viviendo una etapa en que mis dos hijas han tomado su camino y al principio me sentí sola, yo que siempre dije que estaría preparada para cuando llegará ese tiempo y sin embargo, debo decirte que fue todo tan rapido que cai en la tristeza y lloraba mucho, siempre dije que la soledad no existía pero me sentia sola, y ahora con este post, me llego la luz de tengo un mundo de cosas que hacer que deje pendiente por cuidad de mis hijas ahor se que tengo que hacerme cargo de mi misma, y tomar el camino que mas me convenga y me
    llene de felicidad, gracias Merlina te mando un fuerte abrazo

Ingresa tu comentario: