2

Feb

Filtros

Artículo publicado por Merlina Meiler

Filtros

Con los años nos vamos rodeando de filtros.

Tienen una relación directa con las vivencias poco felices que hemos experimentado en distintos ámbitos.

Se producen espontáneamente.

Es que como alguna persona con la que tuvimos una relación sentimental nos ha herido, nos rodeamos de filtros para no permitir un nuevo desengaño amoroso.

Hacemos lo mismo en el caso de amistades que nos han defraudado, de socios comerciales que no nos jugaron limpio, de vecinos insoportables, de lobos disfrazados de corderos.

Consideramos que uno representa a todos y ponemos distancia con quien podría llegar a ocupar ese mismo lugar que ha quedado vacío.

Dejamos de confiar. Nos rodeamos de paredes para prevenir que se nos acerquen. Nos enfriamos por dentro y creamos filtros que imaginamos que nos resguardarán de cualquier mal que se pudiera presentar.

Además, pensamos que son un modo de evitar que el dolor se manifieste nuevamente en nuestras vidas.

Se van transformando en una especie de caparazón. O de callosidad que se nos instala en el alma.

Por un lado, parecería que nos cubren y nos protegen.

Pero por el otro, nos aíslan.

Crean una zona de confort irreal en la que consideramos que nada ni nadie nos herirán, pero nos hacen perder la posibilidad real de que afloren nuestros mejores sentimientos.

Nos hacen desconfiar de todo y de todos.

Trazan muros invisibles que no nos dejan conectarnos con los demás desde el corazón y las emociones.

No nos permiten disfrutar del amor, de la amistad y del cariño genuinos de gente adorable que quiere nuestro bien.

En cierta medida, nos vuelven autómatas. Nos entumecen. Nos hacen perder la sensibilidad.

Por miedo, decepción o la razón que fuera, ¿cuántos filtros se interponen entre tú y las demás personas?

¿Es necesario que todos estén activados?

¿Habrá llegado la hora de dejar algunos de lado para sanar las heridas y volver a apostar a la felicidad de compartir, de querer/ser querido y de esperar lo mejor de los demás?

Lectura relacionada: Nada de eso fue un error





  Deja tu comentario


10 comentarios en “Filtros”

  1. Luzinternal
    febrero 2nd, 2016 a las 12:05

    Y que tal si uno no quiere sentir ninguna emociones y prefiere quedarme neutral? Para mí aunque tenga muchos «filtros» no me interesa acercarme a otras personas, ni lo busco, ni es necesario para mi. He aprendido a ser feliz conmigo misma sin necesidad de k otros me enseñen mi propio valor. No tengo problema con tener contactos persona o familiares, pero siempre con límites y su respectivas distancias. Por ejemplo muchos sociopatas viven de esta maneta y no le haz falta ninguna emociones. Por eso es k los admiro, por k viven mejor que l las personas k tienen las emociones a flor de piel.

  2. rocio
    febrero 3rd, 2016 a las 9:28

    Actualmente estoy en un proceso de sanar muchas de las partes de mi vida en las que puse filtros y este artículo me ha resultado muy útil. A raíz de una serie de vivencias muy traumáticas en mi infancia levanté muchas barreras, que en su día me sirvieron para sentirme «a salvo», pero hoy en día me hacen aislarme y no progresar, especialmente en mis relaciones. Ya sean relaciones laborales, sentimentales o familiares. A veces duele, pero mi vida está mejorando bastante, porqué una cosa es desapegarte y poner límites y otra el aislamiento. Yo veo que lo primero es necesario, mientras que lo segundo lo único que hace es enfermar a la persona. Porqué, al final, las emociones tienen que salir por algún lado, y sé por mi propia experiencia, que no suelen salir por sitios demasiado constructivos. Así que así voy en mi día a día intentando romper las paredes que me separan del mundo.

  3. Susana
    febrero 3rd, 2016 a las 9:53

    muchos pero me refiero a gente con quien tenga en común la pasión por algo

  4. Dolores
    febrero 3rd, 2016 a las 10:38

    Los filtros son una especie de mecanismo de defensa de nuestro Yo para protegernos.

  5. Irene
    febrero 3rd, 2016 a las 11:39

    De nuevo gracias Merlina me ha encantado, te sigo desde hace mucho tiempo, y puedo ver que no hay casualidades, esta descripción que haces de los filtros tiene que ver con el camino que he escogido para sanarme internamente….
    saludos

  6. Nacho
    febrero 4th, 2016 a las 8:04

    Muy buena reflexión Merlina. Hay veces que los filtros pueden ser como los antibióticos automedicados. El abuso de ellos puede conducir a dejarnos libres de gérmenes y bacterias -lo que suelen denominarse como personas tóxicas-, pero también expuestos a matar a nuestros anticuerpos naturales, la intuición por mencionar uno. Hay quienes culpan a la piedra por tropezarse, otros construyen murrallas con ella, otros la usan como munición, y muy pocos la alisan y la usan paaa «hacer patito en un lago calmo».

  7. Luisa
    febrero 4th, 2016 a las 11:25

    Bendiciones Amiga Merlina! Gracias Por tan útil mensaje… Que siga bien y teniendo mucho exito. 😀

  8. Alvaro
    febrero 5th, 2016 a las 0:16

    Pero, ¿que sucede cuando todos en una sociedad son un calco de otros?, todos son iguales y los distintos se refugian en su zona de confort para no ser heridos, ¿que pasa cuando en una sociedad llamemosla familia, vecindad, barrio, ciudad o pais son todos iguales?, todos hablan igual, todos piensan igual, todos reaccionan igual como calcos al carbonico, ¿no es mejor refugiarse en una zona de confort, dedicarse a ver peliculas, leer libros, escuchar su musica y solamente tratar por razones familiares, laborales, comerciales o vecinales a los demas y permanecer tranquilos en nuestra zona de seguridad.
    Como una pelicula que vimos 15 veces ya sabemos los dialogos, las emociones que nos producen y ya no da para verla mas.
    Grazie.

  9. Sonia
    febrero 5th, 2016 a las 5:29

    Muy buen artículo.
    Esto de vivir a la defensiva es triste pero a veces cuesta mucho contrarrestarlo cuando te hirieron.
    Gracias.

  10. Flor de María
    febrero 12th, 2016 a las 5:08

    Cierto , Merlina , con los años nos vamos rodeando de filtros como defensa para que no nos pase lo que nos dejó heridas,,, precausiones que tomamos para mejorar lo pasado , estar prevenidos…
    Saludos desde mi Huaral querido-Lima PERÚ.

Ingresa tu comentario: