18

Jun

Evitando lo inevitable

Artículo publicado por Merlina Meiler

inevitable

¡La cantidad de energía que gastamos tratando de evitar lo inevitable es increíble!

Me pasó recientemente: durante tres años estuve esquivando una operación por todos los medios que tuve (y no tuve) a mi alcance, sin darme cuenta de que lo mejor era enfrentarla, pasarla y dar vuelta esa hoja.

Ahora, un año después de haberme operado, tengo bien en claro que haber dado tantas vueltas y buscado tantos paliativos para una cirugía que me iba a mejorar la calidad de vida fue un desperdicio de energía. Me embarqué en laberintos médicos interminables y en consultas a distintos especialistas, y lo único que logré fue llegar siempre al mismo punto: igual diagnóstico e igual tratamiento.

Entiendo que me llevó cierto tiempo asumir que tenía que pasar por el quirófano (me pregunto, ¿quién tiene ganas?) y estoy contenta de haberlo decidido, ya que gracias a esa intervención recuperé la totalidad de mis fuerzas y de mi alegría.

Algunas veces, no estamos en el momento apropiado para hacer frente a grandes problemas o para aceptar que algo inevitablemente sucederá y no hay manera de impedirlo. Malgastamos tiempo y nos esforzamos denodadamente con el objetivo férreo de no permitir que eso suceda, como si dependiera de nosotros.

Por supuesto, me estoy refiriendo a situaciones que están fuera de nuestro control (¡y lo sabemos o lo intuimos!) y que tarde o temprano serán una realidad.

Cuanto antes logres aceptar lo que te está tocando transitar, más entereza tendrás para hacer cara a lo que se te está presentando y también dispondrás de mayores fuerzas para lidiar con ello, en pleno uso de toda tu inteligencia y de tu voluntad.

Asimismo, tendrás la mente más despejada y esa claridad te facilitará la toma de las mejores decisiones.

¿Sueles intentar evitar lo inevitable?

Lectura relacionada: Aceptación, otra oportunidad en la vida (uno de los primeros posts del blog 🙂





  Deja tu comentario


8 comentarios en “Evitando lo inevitable”

  1. liliana
    junio 18th, 2015 a las 16:25

    Hola Merlina! también a veces lo inevitable es algo bueno que como no forma parte de la tradición familiar o aparentemente va «en contra» de los mandatos sociales, familiares, etc., lo dilatamos.
    Por ejemplo, como en mi caso, ser una mujer exitosa en los negocios, en las finanzas.
    Esto ha sido muy difícil de aceptar para mí porque en mi familia las mujeres siempre dependieron de los hombres, las mujeres no «sabían» manejar el dinero, y menos hacer negocios exitosos.
    Hasta que hace poco me dí cuenta, justamente, de que esto es «inevitable» porque es una característica mía, así que ahora estoy aceptándola, dándole la bienvenida, para disfrutarla.
    Gracias!

  2. Dalu
    junio 19th, 2015 a las 15:10

    Merlina,hace un año me dí cuenta de todo el tiempo y energía que desperdicié en dos cosas que eran inevitables. Mi cirugía y mi divorcio.La cirugía había sido sugerida 4 años atrás y terminé por operarme por que las molestias eran intolerables.El dr dijo que llegué a un punto peligroso. Gracias a Dios todo salió bién pero pude haber llegado de emergencia. El divorcio llegó después de 7 cuando desde el día 1 fué inminente que ocurriría. Hoy veo claramente que pasé muchos años tratando de evitar lo inevitable. Mi lección de vida es ser valiente y tomar acción inmediata, si no la vida lo hace por tí.

  3. Eugenia
    junio 19th, 2015 a las 15:51

    Mi querida Merlina
    se que te habrá sido difícil son etapas de vida deseo que todo haya pasado y que los resultados sean favorables después todo nos sirve para un para qué?? Y la respuesta es simple no queda otra enfrentar el quirófano después como todo estar bien dispuesta para una recuperación rápida yo lo vivo en el 2013 y después de dos años de tratamiento quirófano y salio todo de diez
    besos

  4. Alejandro
    junio 20th, 2015 a las 0:45

    en mi experiencia no soy de andar con muchas vueltas, si mi médico de confianza me dice tenés que hacer esto, voy convencido que es lo mejor! y hacia adelante.. un par de años atrás casi me hacen salir de gira 3 bacterias…. me entregué a los médicos y a mis ganas de mejorar… luego de 3 meses se fueron y por la lesion que dejaron en mi columna quedé 8 puntos (a los 10, no regreso más)…
    Contento y con optimismo porque Dios me dió otra oportunidad de seguir adelante y mejorar…
    Me parece que es algo femenino eso de hacer muchas consultas y dar vueltas… ¿no?
    Abrazo y mi alegría porque estás mejor!!! ADELANTE!!!!

  5. eduardo
    junio 20th, 2015 a las 10:12

    los dibujos de Escher son lo mas
    abracci

  6. Antonio
    junio 23rd, 2015 a las 13:34

    En el caso de la operación, es un buen ejemplo de dos puntos de vista, o tres, con una mirada muy optimista. 1) Sí, hay veces que las cosas hay que enfrentarlas lo antes posible. Hay enfermedades que no se curan solas y siguen empeorando (igual que algunas relaciones) 2) En el ámbito médico/cirugías, etc. los avances son notables, por ej. la laparoscopía/cirugía láser, etc. entonces tus posibilidades de tener una mejor atención aumentan 3) algunas veces, ocurren pequeños milagros, y el mal desaparece (al igual que la relación dañina). Saludos!

  7. Lupita
    agosto 6th, 2015 a las 8:27

    Si todo lo que llega a nuestras vidas lo enfrentamos con fuerza y optimismo, creo que lo podemos solucionar de una manera más adecuada y con menos angustias ni sufrimientos.
    Un abrazo.

Ingresa tu comentario: