19

Ago

Distintos escenarios

Artículo publicado por Merlina Meiler

Cuando dudo con respecto a los pasos que tengo que tomar para resolver algo, una de las técnicas que utilizo es la de los distintos escenarios.

Porque, es tan habitual enfrentarme a situaciones que no estoy segura de cómo manejar.

Que me provocan incertidumbre, miedo, fastidio u otras emociones que no ayudan en absoluto, de hecho, a veces nublan la visión y se interponen, generando dilaciones e impidiendo que entienda con claridad cuál es el mejor camino a seguir.

Lo que hago en estas ocasiones es imaginarme los escenarios que podrían desarrollarse a partir de mi toma de decisiones.

Trato de incluir la mayor cantidad de variables y de hacerme todas las preguntas que me vienen a la mente (ya sea en forma de duda, incertidumbre, miedo u otra).

  • ¿Qué puede ocurrir si elijo A? ¿Y B o C?
  • ¿Qué les pasó a las personas que optaron por alguna de mis soluciones? Lo que les sucedió, ¿es una consecuencia o un efecto que estoy dispuesto a aceptar?
  • ¿Llegaré a mi cometido adoptando alguna de estas posturas?
  • ¿Me conviene esperar o actuar en este momento? ¿Hay lugar para aplazar las cosas? ¿Y si me pongo en acción ahora, podría ser contraproducente o representaría un acierto?

Este método también me posibilita, a partir de algún escenario futuro probable, ir hacia atrás desandando el camino, hasta llegar al paso dado por mí que generó ese resultado. O dónde se produjo una bifurcación que me alejó de aquello que quería conseguir. Así, tengo mayores probabilidades de minimizar la posibilidad de encontrarme con alguna consecuencia indeseada y de llegar a buen destino.

Lectura relacionada: Muchas opciones versus pocas opciones





Ingresa tu comentario: