6

Abr

Descansos

Artículo publicado por Merlina Meiler

descansos

En este mundo hiperconectado, cada vez resulta más difícil tomarse un descanso.

El horario de finalización del trabajo está extendiéndose fuera de la oficina o de los ámbitos en los que lo realizamos, ya que los teléfonos “inteligentes” nos permiten contestar mensajes y tratar temas laborales a cualquier hora del día (o de la noche).

Nuestros fines de semana se ven interrumpidos por correos electrónicos que debemos contestar a la brevedad posible, sin esperar hasta el primer día hábil.

Los fines de semana largos o las vacaciones ya no son lo que eran. Las horas de ocio necesario y merecido -planificado para pasar tiempo de calidad en familia o para relajarnos solos o con amigos- se ven amenazadas por conexiones wi-fi en cualquier lugar del mundo, incluidas playas, montañas, ciudades, con lo que desconectarse es una verdadera odisea – aunque solo tratemos de alejarnos del caos durante tres o cuatro días.

El cartel de “No estoy disponible, pueden contactarme a partir de tal fecha” ya no es disuasivo como antes, y si abrimos nuestros correos para comprobar si hemos recibido alguno de un familiar o para avisar que nuestro descanso está yendo de maravillas, seguramente encontraremos más de un mensaje de trabajo ¡que ya deberíamos hacer respondido!

Hay tres tipos de descansos y todos son necesarios.

Tómate un par de minutos para pensar si los tienes muy en cuenta y si les das su justo lugar.

Descanso diario

Después de dejar de trabajar, ¿es necesario que sigas respondiendo mensajes? ¿Te llevas tareas para continuarlas en tu casa?

¿Programas una cantidad de horas razonable para dormir?

¿Realizas alguna actividad que te despeje, por lo menos, un par de veces a la semana? (caminar, ejercicio físico, un pasatiempo, etc.)

Descanso semanal

¿Tienes días libres en la semana?

¿Puedes contar, como mínimo, con 24 horas seguidas de descanso?

¿Duermes, te relajas y disfrutas lo suficiente durante este tiempo sin obligaciones?

Descanso anual

¿Dejas de trabajar, como mínimo una semana seguida al año?

¿Sigues enganchado con algunos temas laborales durante ese lapso? ¿Qué pasaría si no lo hicieras?

¿Viajas a otro sitio o realizas actividades muy diferentes y placenteras?

Los tres tipos de descanso son esenciales para nosotros e inciden en muchos ámbitos diferentes e importantes (salud, capacidad de concentración, relación con los demás, estabilidad emocional, etc.).

¿De qué manera puedes mejorar tus descansos, de ahora en adelante?

Lectura relacionada: Tips anti-estrés





  Deja tu comentario


4 comentarios en “Descansos”

  1. eduardo
    abril 6th, 2015 a las 16:53

    recomiendo el libro “El Silencio” de Luis Gruss ed. capital intelectual.
    Un antes y un despues …aguante la propia intimidad contra los apremios
    abracci!!!

  2. Adriana
    abril 7th, 2015 a las 21:17

    Me encanto gracias!

  3. Flor
    abril 9th, 2015 a las 6:06

    Depende Merlina , depende del tipo de descansoo que queremos para hacerlo público . , puede ser momentáneo , por horas , días , semanas ,meses año ….
    Cuando salgo a algún lugar a veces pongo salí , ya regreso …. cuando estoy de retornó llegué .

  4. CRIS
    abril 14th, 2015 a las 11:28

    MUCHAS GRACIAS POR SUS CONSEJOS SI QUE HACIA FALTA

Ingresa tu comentario: