29

Abr

Cabos sueltos

Artículo publicado por Merlina Meiler

En nuestra vida hay unos cuantos cabos sueltos.

Son temas en los que no nos enfocamos “por estar muy cansados”, “porque no es tan relevante”, “porque ya nos ocuparemos”, “porque tenemos otros problemas mayores” o porque suponemos que se irá resolviendo por sí solo sin mover ni un dedo (lo que no ha ocurrido hasta ahora y, por consiguiente, es probable que no suceda).

A estos cabos sueltos no les damos casi ninguna  importancia. No tenemos en cuenta que, por más pequeños que sean, van acumulándose sin que lo notemos, a veces llegan a entrelazarse y a formar marañas mucho más difíciles de manejar… Lógicamente, con el transcurso del tiempo, muchos de ellos llegan a conformar otro gran problema.

Que consideres que algo es irrelevante y “puede esperar” no ayuda a que te sientas en paz contigo mismo. Cada vez que elegimos no enfocarnos en una situación que requiere nuestra decisión, perdemos energía que bien podríamos estar empleando en su arreglo.

Por eso, te propongo que esta semana te dediques a “atar” cabos sueltos.

Elige algo que estabas posponiendo hacer o que consideres que ni vale la pena ocupar tu atención en ello ahora (por ejemplo: solucionar algo estructural pero secundario en tu casa -como una canilla [grifo] que gotea-, terminar de una vez aquel libro/proyecto/tarea que empezaste hace tiempo, pagar algo pendiente, encarar ciertos temas con tus hijos o con tu pareja que estuviste postergando para no desequilibrar la armonía familiar –pero que terminan desequilibrándote internamente-, pedir perdón, poner tu escritorio/tu habitación en orden, etc.)

Hallar maneras originales de resolver problemas y conflictos es, también, una cuestión de hábitos. Cuantas más situaciones secundarias resuelvas, más ideas innovadoras tendrás para abocarte a los asuntos más ásperos.

Además, al dedicarte a encontrarle una salida o un final a algo pendiente de menor relevancia, es muy probable que asuntos de mayor envergadura, que hasta ahora no sabías como manejar, comiencen a tener más claridad o, incluso, muten y se vuelvan más comprensibles y solucionables.

¿Qué cabo suelto intentarás atar esta semana?

Lectura relacionada: ¿Por dónde empiezo?





  Deja tu comentario


6 comentarios en “Cabos sueltos”

  1. Lily
    abril 29th, 2013 a las 11:39

    Hola Merly, que buen tema, a mi me sucede con frecuencia…. dejar tareas pendientes y es verdas se fuga la energia…seguire tu consejo para sacar lo pendiente..Que tengas una excelente semana….Saludos!!!

  2. francia
    abril 29th, 2013 a las 14:41

    excelente como siempre merlina gracias!

  3. Leandro
    abril 29th, 2013 a las 18:02

    Mas que cabos, los mios ya son sargentos jajaa

  4. Amelia
    abril 30th, 2013 a las 9:09

    Como siempre!!!!!!! magnifico todo lo que envias Merlina, felicidades que Dios te Bendiga y proteja

  5. May
    abril 30th, 2013 a las 15:20

    Estupendo!

  6. Marina
    septiembre 9th, 2014 a las 13:24

    Esto es maravilloso, he dfauritsdo mucho con las actividades de la fundacif3n en este ciclo me1gico hoy espero llevar a mi familia al teatro Hoy no importa que mis hijos trasnoches, hoy, la cultura lo justifica Gracias.

Ingresa tu comentario: