18

Feb

Señales claras

Artículo publicado por Merlina Meiler

Una pregunta recurrente en mi consultorio emocional es: ¿por qué tal persona no se da por aludida de que no quiero verla y sigue llamándome o buscándome de distintas formas?

Mi contestación más común es: ¿qué señales le estás dando?

El propósito de la consulta es conocer la razón por la cual un ex sigue llamando, enviando correos electrónicos o tocando el timbre si ya se le ha dicho «una y mil veces» que la relación ha finalizado.

Tal vez nos vimos obligados a poner un punto final a ese vínculo sin estar del todo convencidos de lo que hacíamos.

O, debido a las circunstancias, entendimos racionalmente que lo mejor era poner distancia de la persona en cuestión, pero emocionalmente, nuestros sentimientos aún siguen en otra dirección.

Incluso, es posible que haya intervenido alguien más o que hayas permitido que te convenzan de separarte o de alejarte, aunque internamente todavía albergas la ilusión de que ese ser cambie radicalmente, deje de hacer lo que te molestaba o dañaba y vuelva convertido en la persona que no es y que tú quieres que sea (puesto en estas palabras, tal vez te estás dando cuenta de lo que en verdad sucede).

Si tu decisión interna de no estar más juntos no es sólida, quizás estés dando señales ambiguas y el otro no sepa a qué atenerse o esté intentando volver a ganar terreno para tenerte a su lado otra vez (en caso de situaciones repetitivas, será de la misma manera y con las mismas actitudes que provocaron tu alejamiento).

Entonces, en estos casos (y otros similares) de poco o escaso convencimiento interno o de falta de una determinación firme, emitimos señales poco claras que dan la pauta que la puerta aún no está completamente cerrada. De ahí que no cesen los intentos por contactarte.

Si no sostienes lo que dices, el otro intentará avanzar, ya que estás dejando espacio para que lo haga en una forma que quizá no sea verbal, sino con gestos, actitudes, miradas, pausas, silencios, suspiros, doble sentido. Piensa que están calibrando tus respuestas para saber de qué modo reaccionas y si realmente tu negativa es un NO o un “tal vez”. Esto es una acción lógica, nosotros también solemos calibrar a los demás cuando medimos sus comportamientos para saber a qué atenernos. Y en caso de percibir inseguridad, también arremeteríamos para conseguir nuestro objetivo.

CÓMO DAR SEÑALES CLARAS

En primer término, sincérate contigo mismo. ¿Estás seguro de la resolución que has tomado? En caso de no estarlo, es mejor que le expreses a la otra persona involucrada la verdad, para ser creíble y confiable en lo que dices. Si no, tu palabra perderá valor. En caso de que lo que necesites sea un tiempo para pensar en soledad, sólo díselo y respeta este período de tiempo, te resultará útil para poner en orden tus ideas.

Sé congruente entre lo que dices, piensas y haces: cualquier inconsistencia puede dar lugar a que el otro entienda que puede comenzar a ganar terreno.

Sostén tu postura desde adentro hacia afuera, y no al revés: tus palabras y tus acciones se respaldan en tu determinación de que lo que sucedía no era beneficioso para ti, no eras feliz o la razón que haya imperado para que llegues a la conclusión de distanciarte. Hablar sin esta convicción implica pronunciar palabras sin el sustento interno necesario.

No tomes actitudes que puedan dar lugar a malos entendidos: verse  o tener relaciones íntimas “cada tanto” no aportan a tu necesidad de poner un punto final a lo que estabas viviendo.

¿De qué manera puedes dar señales claras?

Lectura relacionada: Congruencia





  Deja tu comentario


12 comentarios en “Señales claras”

  1. ESTEBAN
    febrero 18th, 2013 a las 10:56

    EXCELENTE EL BLOG Y MIL GRACIAS POR LO QUE PUBLICAS!

  2. FLOR
    febrero 19th, 2013 a las 6:12

    De acuerdo Merlina
    Hay que ser consecuente con lo que uno dice , hace y piense.
    Estar seguro de sus actitudes y si lo toma , que sea con responsabilidad
    Un abrazo cariñoso y mil gracias por los envíos
    Flor de María (Perú)

  3. Pepi
    febrero 19th, 2013 a las 7:57

    Gracias por tus reflexiones Merlina.

  4. Daniela
    febrero 19th, 2013 a las 10:12

    Tenes razón, tal vez no estoy siendo clara y por eso él no entiendo lo que me pasa… que ni yo sé lo que es 🙁

  5. Irene
    febrero 19th, 2013 a las 10:15

    este artículo me encantó Merlina me cayo como anillo al dedo

  6. Alvaro.
    febrero 19th, 2013 a las 10:17

    Tal cual, a una amiga le pasa lo mismo, muy buen articulo, se lo recomendare a mi amiga, gracias.

  7. lily
    febrero 19th, 2013 a las 11:54

    Por que ya no estas ?, espero que lo hayas leido y me lo digas de una vez por todas, perdoname, no puedo vivir asi, con la incertidumbre de saber si aun me quieres o no, sòlo dimelo, yo lo entenderè, si acaso lo lees, sabras muy bien que es para ti, y sabras quien soy, porque compartimos tanto, que no es justo que se termine asi, yo, te sigo queriendo aunque solo haya sido un sueño irrealizable, sabes que no podria querer a nadie mas, vuelve, aunque sea solo para decirme, se terminò….

  8. flexfusion
    febrero 19th, 2013 a las 12:38

    Hola Merlina. Excelente tema. Es cierto lo que decis, pero también hay que agregar el factor de obseción por parte del otro. A veces podes dar muchas señales, establecer una decisión de forma unánime y el otro puede aún seguir en ese proceso de enganche sin comprender que la relación se acabo. Esto suele suceder muy frecuentemente y, en estos casos, el problema deja de ser uno sino que es del otro. Esto es dificil de resolver porque esa persona no se desengancha y sigue aferrado a una relación inexistente.
    Es cierto lo que señalas en tu artículo y muy noble el consejo de dar señales claras y profesar un comportamiento único, sincero y directo. Si no hay respuestas claras esto podría ir complicándose, comprometiéndose y poniendo en riesgo otros factores a convertirlo quizá en un peligroso a largo plazo.
    Saludos,
    🙂

  9. lily
    febrero 19th, 2013 a las 12:47

    Claro, y mientras yo sigo sufriendo, al no saber que sucedio, mientras no me den señales, aunque me dijo en varias ocasiones, si ya no contesto, es que estoy rip, no quiero pensar eso, aunque se haya ido para siempre, pero que se encuentre bien, es cierto, mientras no nos digan hasta aqui, seguiremos por este sendero de tristeza.

  10. Jackie
    febrero 20th, 2013 a las 21:06

    escribiste esto para mí, Merlina? 🙂 gracias por ayudarme a abrir los ojos nuevamente !!

  11. Gloria
    febrero 21st, 2013 a las 7:02

    Efectivamente, mi ex esposo cada cierto tiempo, como decimos en Peru, molesta o manda a alguien para que moleste, en mi caso nunca volvere con el porque ya me divorcie de el y como se dice aqui, ni muerta vuelvo con el, porque el matrimonio duro solo 3 años porque era flojo, se creia superior a mi por ser blanco, en fin, felizmente todo termino y ahora tengo mi pareja, solo tengo un hijo, me hubiera gustado tener mas pero en fin.
    Gracias Merlina, tu eres lo máximo, suerte para ti.

  12. Inés
    febrero 23rd, 2013 a las 8:20

    Muy buena nota Merlina! Me ha pasado un par de veces, y realmente coincido con vos. Me di cuenta que no estaba siendo clara porque en el fondo no estaba segura si quería decir «no» o «tal vez», y tuve que focalizar y decidir desde adentro… recién ahí mi «no» fue claro y creíble, con una simple explicación que antes no me animaba a dar.
    Gracias por tu aporte. Un abrazo.

Ingresa tu comentario: