17

mar

La lógica de las relaciones

Artículo publicado por Merlina Meiler

lógica

En una entrevista reciente, me preguntaron acerca de la lógica de las relaciones.

Y mi respuesta sincera fue: ¡Pero si no tienen lógica!

Intentamos aplicarla a los vínculos sentimentales, pero no consideramos que las actitudes y las conductas relacionadas con ellos se basan en factores de una naturaleza bastante diferente, como por ejemplo:

. En el modelo de pareja con el que crecimos

. En la idea de pareja que tenemos en mente

. En la clase de pareja que deseamos tener

. En nuestras experiencias anteriores

. En cómo manejamos las presiones sociales (si las aceptamos, las rechazamos, nos condicionan)

. En la pasión que sintamos por el otro
Ninguna de estas razones tiene que ver con la lógica.

Por eso, cuando nos hacemos planteos tales como:

– Me llama, pero poco

– Da vueltas para verme

– Nos encontramos, pero cuando el otro lo propone solamente/con poca asiduidad

– Estamos juntos pero no quiere que convivamos

– Convivimos pero no se hace cargo de lo que yo querría

– No entiendo por qué no quiere casarse si es importante para mí

Etc…

De nada sirve elucubrar los motivos subyacentes desde nuestro propio punto de vista y tratar de adivinar qué pasa por la cabeza y por el corazón de la otra persona. De hecho, muchas veces no entendemos qué es lo que dicta nuestros propios pensamientos y comportamientos…

Es que además, actitudes que en uno podrían tener un significado en particular, en otra persona implican algo bastante diferente.

¿Cómo entender entonces lo que hace (o deja de hacer) el otro?

Yo no aplicaría una lógica universal para todos.

He conocido las más variadas situaciones y, en cada caso, intentar utilizarla dio lugar a divagaciones que poco tuvieron que ver con la realidad.

Algunos ejemplos:

Ella lo conoció a él y él, después de la segunda salida, le dijo que ella le interesaba pero que su vida era muy complicada, que la llamaría más adelante. Ella, “lógicamente”, entendió que lo de él era falta de interés y se entristeció. Él apareció dos meses después: había terminado de concretar su separación y quería iniciar un vínculo nuevo sin arrastrar cargas pesadas del pasado. Hoy son muy felices.

Se pusieron en contacto por un amigo en común y se enviaban mensajes a diario. A los pocos días, se vieron por primera vez para conocerse. Él intentó durante varias semanas volver a verla, pero ella siempre tenía una excusa (inclusive los fines de semana). Sin embargo, ella seguía enviándole mensajes todos los días, con los más variados contenidos. ¿Tiene sentido buscarle la lógica a una situación así? Los hechos objetivos hablan más que mil palabras.

¿Qué hacer?
Intentar interpretar o hacer una deducción lógica con respecto a nuestra pareja (o a quien deseamos que se transforme en nuestro compañero) puede ser una pérdida de tiempo que nos lleve a conclusiones erradas.

Lo mejor es dejarse llevar, que las cosas tomen su cauce natural, transitar la relación con los ojos bien abiertos y darnos cuenta de que estar con otro amorosamente se trata de disfrutar, de estar mejor, de crecer, de que haya mucho respeto mutuo y, por sobre todas las cosas, también mucho amor.

Lectura relacionada: Amor y pasión





  Deja tu comentario


10 comentarios en “La lógica de las relaciones”

  1. Lunacreciente
    marzo 18th, 2015 a las 10:33

    Me ayudó mucho este post! Gracias! y a dejarse llevar!

  2. Nacho
    marzo 19th, 2015 a las 19:19

    La mejor manera de “entender” la no razonabilidad de la relación para mí es partir desde la base que se trata de dos seres con egos, ergo egoístas, que van a intentar controlar sus egos para intentar crear un lugar común donde ambos sientan que es una relación – donde 1+1=3 siendo el 1 que sobra el plus que uno encuentra al poder salir de uno mismo y encontrar alguien con el cual poder sentirse mejor que cuando se está solo. Cuesta…

  3. roberto
    marzo 20th, 2015 a las 6:58

    Hola Merlina.
    Soy un hombre de 46 años. Me he decidido a escribirte después de llevar unos días de incertidumbre respecto a la mujer que he conocido más profundamente hace 4 meses. La conozco hace unos años ya que es la veterinaria que ha cuidado a mis perros, pero a partir de diciembre pasado empezamos a vernos fuera de su clínica.
    Ella acababa de tener un desenlace amoroso bastante malo con su pareja justo antes de empezar a vernos. A la vez que nos frecuentábamos (siempre me ha invitado a ir a su casa para vernos, pocas veces fuera de ella), me contaba su mala experiencia pasada y yo siempre la escuchaba. Poco a poco esa persona que se había tornado cercana empezó a llegarme de una manera especial. Me daba cuenta que empezaba a suscitar en mi cierta atracción, hasta que un día la robé un beso y empezó a moverse algo que ninguno de los dos podíamos decir a donde iba a llegar.
    Ella, como es lógico tras su reciente experiencia, siempre ha dicho que no era capaz de tener relación formal ninguna. A lo que yo me sumaba diciendo que tampoco me planteaba tal posibilidad, tan solo me estaba dejando llevar por la atracción y por un impulso que me arrastraba hacia ella, lo cual era totalmente sincero. Hemos estado así varias semanas, yo bajando a su casa y compartiendo cenas y veladas junto a su hija (ella está divorciada hace años) y ella reconociendo que la hacía bien estar cerca de mí. Besos y acercamientos se han sucedido, hasta el punto de yo notar a esta persona cerca, muy cerca. Cada vez me sorprendía más. Me llamaba en momentos insospechados para vernos, me ponía a la niña al teléfono para invitarme a ir a casa. En fin, me hacía sentir bien por querer compartir conmigo parte de su vida, incluido su duelo por su anterior relación. En sus ojos he visto cariño y su actitud hacia mí era muy cercana, a lo que yo respondía en la medida que la situación de ella lo permitía (tiene una actividad laboral compleja)
    Así ha sido hasta hace poco, en que un día en el que yo había tenido un día agotador llegué a mi casa derrotado. Ella me invitó a ir a su casa a cenar (he de decir que vive a 10km) y yo la expresé mi apetencia, pero también la explique que estaba agotado y que prefería ir otro día. Los días siguientes ella tuvo mucho trabajo en un congreso, en la clínica, etc. No contestaba a mis mensajes, o lo hacía tarde y de forma escueta, muy escueta. Las llamadas telefónicas las cortaba de forma rápida y fría.
    Todo había cambiado. Desde entonces sigue así, a pesar de yo no cambiar mi actitud hacia ella y mi atención en la medida que me deja hacerlo. Aunque sí he aceptado su distanciamiento no teniendo la frecuencia de contacto que había hasta entonces por mi parte.
    Aunque he intentado hablar con ella de esto, ella se escurre sin decirme qué quiere que suceda, pero su actitud parece decir que me quede en mi sitio y ella en el suyo. A mí me extraña un poco que no hable claramente después de la cercanía que hemos tenido y la comunicación existente. Me está aplicando un contacto 0 por su parte y contesta muy escueta a mis llamadas, o lo hace tarde en algunas ocasiones Y es eso precisamente lo que me está comiendo la moral, aunque estoy hecho a la idea. No quiero sentirme arrastrado a su indiferencia, pero no puedo evitar llamarla de vez en cuando, mandar algún mensaje. Hace dos días la llamé y tenía fiebre, cociné algo y se lo acerqué a casa. Pasamos horas allí como siempre, sin tener contacto físico eso sí. Pareciera que no existiera ese distanciamiento que aquí te narro.
    Pero al día siguiente todo volvió a esta situación. La llamada que hice para saber cómo estaba la cerró rápidamente.
    Me gustaría saber tu punto de vista al respecto como mujer. ¿Qué crees que está haciendo? ¿Qué me quiere decir con su actitud que no ha querido decirme con palabras?
    Un saludo.
    Roberto Alonso

  4. Del valle
    marzo 27th, 2015 a las 17:00

    El amor en pareja es solo el acto de construirlo tu mismo, es un camino largo y duro pero no imposible y eso no logramos entenderlo.
    El tiempo en tu amigo si lo sabes como manejarlo y sino sera tu gran enemigo..

  5. Lupita
    abril 14th, 2015 a las 17:58

    Excelente artículo! !
    La mejor manera de expresar algo que es inexplicable.Y dònde la base fundamental es conjuntar el sentimiento con la dignidad pensando en un desarrollo personal y lo que todos deseamos que es la felicidad.
    Te felicito Merlina!!!
    Me encantò.

  6. Inés
    mayo 4th, 2015 a las 7:49

    Estoy conociendo otra, la que se dio en la madurez espiritual casi sin darme cuenta.
    Es aquella en la que pude mirar al otro, desde otro lugar……..el alma.
    Un lugar al que llegué, luego de una última poda en la cuál quedé en carne viva y posiblemente, él, no se pudo reconocer.
    Pero en una millónesima de segundo se mostró en toda su sensibilidad y humanidad, la que pude reconocer.

  7. Inés
    mayo 4th, 2015 a las 8:57

    Una experiencia inédita, en la cuál es la experiencia de asumir la vida lo que creo permite vivirla, asumir el riesgo que implica, con lo mucho de ausencia y silencio establecido ….. ‘ Es que encontrarse desde el alma’ e iniciar el proceso de transformación a la edad madura…elevando la naturaleza humana, por lo menos para mi es una experiencia nueva…

  8. Inés
    mayo 4th, 2015 a las 8:57

    Ingresa al caudal de reciprocidad en el honrar la vida cómo valor esencial, inscripta en la solidaridad estructural.
    Una escala iniciada en los hechos de las primeras comunidades, que emergen con fuerza en éste tercer milenio… y está todo por recrearse.
    Es tiempo de generar un nuevo humus…..para que los brotes que siempre nacen puedan enraizar en buena tierra, donde realicen su potencial de dignidad humana personal desarrollándola en la comunidad familiar, barrial, nacional, regional, continental .
    La piedra angular de una nueva lógica de las relaciones…. que muchos viven y no salen en las noticias.

  9. Gabriela
    septiembre 25th, 2015 a las 1:32

    Hola, mi novio y yo nos separamos, sentiamos q ya no nos queriamos, yo casi nunca lo respete y despues ee muchos intentos por irme ee nuestra casa, un buen dia, se fue el. Ahi nomas salio a cenar con una compqñera del trabajo pero x uno o x otro nunca concretaron. Volvimos xq yo esstaba embarazaada y un dia tuvo q blanquear xq ella me lo conto…estabamos separdos xq ella me dijo dia y hora de la salida pero mi duda siemore fue si el se fue xq se confundio entre esfar con ella o conmigo, yo creo q ella le confeso a eo sus seentimientos antes q el se separe de mi….y creo q eso lo confundio. Volvi con el pero 4 meses despues me entere esto pasarkn 2 años pero no logro perdonarlo y siento q nunca lo voy a lograr.

Ingresa tu comentario: