15

Nov

Flexibilidad en la pareja

Artículo publicado por Merlina Meiler

Ser flexible es primordial para mantener una buena relación de pareja.

A veces nos concentramos tanto en tener razón o en salirnos con la nuestra que no sopesamos el valor real de la flexibilidad.

Es que mi compañero/a tiene el mismo derecho que yo a decidir sobre nuestro futuro y a que sucedan las cosas que desea cotidianamente.

En una relación de pareja:

  • No hay manera de que siempre se cumpla nuestra voluntad, ya que esto se trataría de una des-pareja.
  • Las prioridades personales pueden ser diferentes, y -contrario a la creencia popular- respetarlas y alentarlas puede dar lugar a estar aún más compenetrados el uno con el otro.
  • Las negociaciones diarias que se nos presentan a la hora de tomar decisiones nos pueden enriquecer y fortalecer, pero también nos pueden enfrentar y dar lugar a distancias y a separaciones. Depende de nuestra inteligencia y, nuevamente, de nuestra flexibilidad que los dos arribemos a un buen puerto común.
  • A veces obtenemos lo que queremos y otras no. Podemos entender esto como una lucha de poderes, para ver quién gana y quién pierde, o tomar las coas con la mayor amplitud posible e intentar lograr un saludable equilibrio.

Es que ser flexible no significa estar a disposición de los designios del otro ni dejar que realice todas las elecciones que inciden en los dos. Tampoco implica hacer o permitir que hagan cosas que van en contra nuestras creencias o de nuestras maneras de ver la vida. Simplemente, es abrir los oídos, los ojos y el alma para observar hasta qué punto podemos modificar algo en pos del bienestar de ambos y de la relación en sí misma.

Además, hacerle sentir a nuestro amor que lo/a valoramos, que registramos lo que nos dice y que le damos el gusto es un camino directo a su corazón.

Lectura relacionada: Parejas a la par





Ingresa tu comentario: