7

Ene

De eso no se habla

Artículo publicado por Merlina Meiler

En todas las parejas (y también en las familias) suele haber temas que no se tratan.

Ya sea algún episodio que uno de los integrantes desearía borrar o que no hubiera sucedido (¡pero pasó!), un hecho que de palabra se ha perdonado pero sigue calando hondo en nuestras entrañas y dejándonos un sabor amargo o una situación que es un “secreto a voces” pero nunca se ha enfrentado, hay algo que se está tratando de tapar y lo único que logra es generar angustia y envenenar la relación y tu presente.

Mi consejo es, simplemente, eliminar ese enorme “elefante” que ocupa casi toda la habitación y que te esfuerzas sobremanera por no tener en consideración o por disminuir el peso que realmente tiene en tus acciones y en tus sentimientos. L anegación nunca es una solución permanente.

¿Por qué eliminarlo?

Se me ocurren varios motivos:

Te quita energía: es tan grande el esfuerzo por no tocar el tema o por acallarlo que terminas agotado.

Te genera resentimiento e insatisfacción: estas dos variables son totalmente contraproducentes para tu relación (o entorno familiar). Si crees que estás haciendo un bien al callar, te diré que sucede todo lo contrario.

Aquello de lo que no se habla va creciendo: silenciosamente, debido a los intentos inútiles de esquivarlo, su protagonismo va aumentando día a día. Algunas veces, incluso muta su apariencia o notas que se va presentando en otros aspectos de tu vida.

Provoca otros efectos indeseables, como disminución del deseo sexual, indiferencia, desgano, frustración, maltrato verbal, poca paciencia, sensación de no querer estar donde uno está o con quien está, etc.

¿Cómo se elimina?

Pues tratando el tema lisa y llanamente con la persona involucrada, en el momento oportuno (que puede o no ser este).

Si sientes que has llegado al límite de tu capacidad de aguantar, que ya no le encuentras el sentido a seguir mintiendo o tapando circunstancias o que tú u otra gente involucrada (por ejemplo, tus hijos) ya han visto o escuchado demasiado, ha llegado el momento de actuar y de ponerle el pecho a la situación: exponer el tema, decir lo que piensas y sientes, de la forma en que puedas expresarlo o  te salga.

Los instantes previos suelen ser los más difíciles pero, una vez que eso salga a la luz, te sentirás mucho más aliviado y relajado.

Por el contrario, si consideras que hablar del tema abiertamente puede traer consecuencias para las cuales no estás preparado aún, siempre y cuando lo que ocurre no ponga en peligro tu integridad física o psíquica, acepta lo que está sucediendo al 100% y acostúmbrate a vivir con ello. La aceptación en un porcentaje menos seguirá inflando el “elefante” que tratas de esconder u obviar y puede seguir trayéndote los mismos o mayores sinsabores.

Como siempre, la decisión y la responsabilidad sobre tomarla, posponerla o hacer oídos sordos es tuya.

¿Hay en tu vida algo de lo que no se habla? ¿Cómo lo manejas?

Lectura relacionada: Agonía





  Deja tu comentario


17 comentarios en “De eso no se habla”

  1. Claudia
    enero 7th, 2013 a las 11:08

    Muy bueno!!! Gracias!!!!!

  2. Perla
    enero 7th, 2013 a las 11:49

    La verdad también para mi no guardar secretos es lo mejor. Muchos saludos.

  3. Olga
    enero 7th, 2013 a las 15:05

    Merlina, hola! leo mucho tu blog y cada una de las notas que me llegan por mail. Gracias por toda tu ayuda!

  4. BEGOÑA
    enero 8th, 2013 a las 5:49

    HOLA MERLINA!!!!!! QUE UTIL!!!!!!! GRACIAS!!!!!!!

  5. flexfusion
    enero 8th, 2013 a las 7:53

    Hola Merlina. Muy buen tema. El atesorar secretos no es bueno. Tarde o temprano estos reflotan y pueden resultar nefastos en nuestras vidas. Si hay algo que molesta, se debe hablar. La sinceridad en una pareja como en una familia es clave. Cuando se omite, lo sincero se convierte en embuste y este luego termina jugando en tu contra. Al final y al cabo, lo que estás pensando acerca de ese asunto, lo atraés cada vez más a tu vida y su canal de manifestación puede desembocar en todo tipo de discordias que luego uno podrían lamentarse. Como diría Hermes Trimesgito el tres veces grande «lo que es arriba es abajo», en breve y lo que diría Confucio, «en lo que te fijas te conviertes».
    Liberar ese secreto, es liberar ese pensamiento de carga y a su vez, es liberarse de esa conrrespondencia inadecuada. «Deshacerse del elefante mencionado». La respuesta es sinceridad, liberación y perdón. Luego disipación y olvido hasta que desaparezca de nuestras vidas. Todo esto es posible. Solo se requiere de constancia, fe y por sobretodo sinceridad.
    Saludos,
    🙂

  6. Lita
    enero 8th, 2013 a las 8:42

    es cierto, en mic aso por ejemplo hay secretos familiares que como no se pueden mencionar parece estar en el tapete permanentemente

  7. Mónica
    enero 8th, 2013 a las 9:02

    La comunicacion es la base fundamental de cualquier relación sea del tipo que sea. Luego las cosas fracasan y nos llevamos las manos a la cabeza!

  8. Darío
    enero 8th, 2013 a las 9:34

    Hola Merlina
    Como tu dices hay demasiada energia en juego y no aporta solucion

  9. lety
    enero 8th, 2013 a las 16:39

    Hola Merlina, gracias buen tema, quisiera que me aconsejaras un poco, veras, soy casada, tengo 24 años de matrimonio y hace meses siento que ya no quiero a mi esposo, ya no lo deseo, me molesta el hecho de que se me acerque, el me trato mal en el pasado y todo fue acumulandose, sentimientos, todo, hasta que llego el dia que dije basta, pero no se como decirselo ahora, el ha intentado cambiar, pero yo no puedo, siempre he sido honesta y me siento muy mal, es el momento de decirlo ? gracias, excelente tema.

  10. Luciana
    enero 9th, 2013 a las 9:23

    ¡De acuerdo! Nada peor que negar la realidad

  11. Yaritza
    enero 9th, 2013 a las 11:41

    he estado visitando mucho tus blogs y me han ayudado mucho

  12. Merlina a Lety
    enero 11th, 2013 a las 11:09

    Por supuesto que es el momento de decísrselo, Lety.
    Lo has intentado y no has podido revertir la situación, en tu lugar, pondría una fecha máxima para hablar con él (por ejemplo, 28 de febrero) e iriía planeando bien qué decir y qué quiero lograr luego de esa conversación.
    Abrazos,
    Merlina

  13. lety
    enero 18th, 2013 a las 17:28

    Gracias Merlina, sabes es que me duele decirle la verdad, no se como lo vaya a tomar, tengo miedo, pero tengo que sobreponerme y simplemente decir lo que siento, y esperar a ver que pasa, porque el no se quiere separar de mi. Gracias por tu consejo, asi es, pondre una fecha, creo que sera el 31 enero, te cuento, saludos.

  14. FLOR
    enero 24th, 2013 a las 6:02

    Buen tema ..Es mejor sacar los trapitos que tenemos guardados , por lo menos ante DIOS , ante el consejero espiritual , uno queda más aliviada
    Un abrazo Merlina
    Flor de María

  15. Rocío
    marzo 23rd, 2013 a las 16:13

    Estoy completamente de acuerdo. Una buena comunicación es la base del bienestar de cualquier relación. Yo me planteo la pregunta de ¿hablo o no o espero? porque llevo dos meses con una persona y el notarle interesado, pero tener poco contacto y sentir a veces que pierde interés, me generan incertidumbre. Necesitaría hablar de la «relación» definir en qué términos nos movemos (dentro de lo normal para el poco tiempo que es) pero sé que eso le puede agobiar y quizá es contraproducente… ¿Qué haría?

Ingresa tu comentario: