27

Jun

¿Cómo reconciliarse después de una pelea de pareja?

Artículo publicado por Merlina Meiler

Después de una pelea, casi siempre llega la reconciliación. Una reconciliación que cuesta empezar a plantear porque suele ser difícil dar ese famoso primer paso.

Esta es una nota firmada por Laura Reina para La Nación.

¿Quién debe iniciar la charla reconciliatoria? ¿Después de cuánto tiempo? ¿Qué pasa cuando hay hijos en la casa? Estos son solo algunos interrogantes de los muchos que suelen aflorar cuando se busca recomponer la armonía en la pareja. Los psicólogos Sebastián Girona, autor del libro ¡No te aguanto más!: claves para desarticular los conflictos de pareja, y Mauricio Strugo, autor de ¿Padres o pareja?, aportan sus conocimientos y expertise para que el “operativo reconciliación” sea exitoso.

1. ¿Cuáles son los motivos más habituales de pelea de las parejas modernas?

Según Girona, las peleas más habituales dependen de la etapa evolutiva de la pareja. “Pero hay algunas que se repiten: el manejo del dinero, la educación de los hijos, la frecuencia en las relaciones sexuales, la relación con las familias de origen y las tareas de la casa”, enumera, y agrega que en los últimos tiempos se ha sumado a esta lista el manejo de las redes sociales y la tecnología.

En cambio, Strugo profundiza en motivos más estructurales: “Hoy nos cuesta mucho lidiar con las frustraciones que arrastramos desde niños, seguimos reclamando ‘fidelidad’, pero esta no tiene que ver con otras personas, lo hacemos pidiendo al otro ‘apego’, un apego que arrastra carencias en nuestros vínculos primarios. Somos ‘niños heridos’ que en lugar de mostrar nuestro dolor llenamos al otro de reclamos”.

2. Suele decirse que los vínculos amorosos son más “líquidos”. ¿Las peleas también lo son?

En este punto, Girona sostiene que “en las peleas lo que se puede encontrar hoy muy fácilmente es un narcisismo excesivo que puede dificultar la reconciliación. El narcisismo suele ser la otra cara de la moneda de la falta de compromiso”, plantea. Para Strugo, las peleas hoy son más cortas pero más intensas. “Muchas veces desde la intolerancia salen todas las cosas como ráfagas, destruyéndolo todo. Nos ponemos tan impulsivos que a la hora de un conflicto no medimos las consecuencias”.

3. ¿Las discusiones pueden estimular la vida en pareja?

“Existe el mito de que una dosis de pelea le puede aportar a la pareja cierta ‘pimienta’ y que lo mejor de pelearse suele ser la reconciliación. Lo cierto es que los conflictos son más complejos que eso -sostiene Girona-. Las parejas deben aprender a gestionar las diferencias para saber cómo evitar las escaladas emocionales y evitar entrar en crisis. Es tan malo pelear todos los días como no pelear nunca”. Por su parte, Strugo sostiene: “Las discusiones pueden ser nutritivas o tóxicas, constructivas o destructivas. No hay otra manera de crecer en una pareja y madurar juntos que no sea mediante discusiones. Una pareja consigue el ‘nosotros’ cuando llegan a encontrar una manera intermedia entre lo que a cada uno le parece o aprendió en el transcurso de la vida; allí la discusión es nutritiva. Discutir es positivo, si discutimos es porque nos importa”.

4. Luego de la discusión, ¿quién debe dar el primer paso hacia la reconciliación?

Este suele ser un punto clave. “No importa quién”, dice Strugo. Según el especialista, hay que dejar de lado el orgullo. “Algo que me canso de repetir en las consultas es ‘cuando en un vínculo uno de los miembros gana, la que pierde es la pareja'”. Girona coincide: “No existe el deber de uno o de otro. También puede ocurrir que durante una pelea uno de los dos intente frenar el conflicto con un intento de desagravio que suele ser una acción concreta para frenar la pelea”.

5. ¿Cuánto tiempo es conveniente dejar pasar para volver a hablar?

Ese tiempo dependerá de los integrantes de cada relación y también de saber qué necesita cada uno para arreglarse -dice Girona-. Hay personalidades que gestionan los conflictos de forma diferente, sobre todo en relación con el tiempo. Es muy habitual que a uno se le pase más rápido y a otro le dure más tiempo el enojo. En ese sentido, no está mal que al que le dura menos se acerque para tratar de arreglarse. A veces uno quiere hablar al otro día y el otro se quiere arreglar a la media hora de la pelea. La búsqueda del equilibrio entre las dos necesidades será la mejor forma de resolver los conflictos para esa pareja”.

Strugo, en cambio, es más propenso a la idea de dejar pasar un tiempo: “Leí alguna vez a Irving Yalom, terapeuta humanista y escritor, la expresión: ‘No hay que golpear el hierro caliente porque se quiebra’, y me parece muy aplicable aquí. Imbuidos por la impulsividad producto de la baja tolerancia a la frustración que poseen las relaciones actuales queremos que todo se resuelva en el momento y no podemos esperar a que el hierro se enfríe, golpeamos y golpeamos sin darnos cuenta de que podemos quebrar el hierro si está caliente y que es mejor esperar a que se enfríe para retomar la discusión”.

6. ¿Cuál es el escenario más conveniente para hacerlo?

Según el autor de ¡No te aguanto más!, el escenario es lo de menos. “Puede ser cualquier lugar, es más importante saber si ambos llegan a esa charla con la intención sincera de arreglar el conflicto”. Strugo, por su parte, asegura que es mejor un ambiente íntimo. “El hogar o en algún lugar donde nos encontremos solos, debemos cuidarnos de no abrir nuestros problemas frente a terceros, sean conocidos o desconocidos, porque van a interceder tomando partido por una de las partes”.

7. ¿Qué cosas se deben evitar en esa charla conciliadora?

Otro de los puntos claves: “Lo que se debe evitar -recomienda Girona- es la crítica sobre el otro. Sobre todo porque está comprobado que cuando nos critican nos defendemos. El mejor consejo para esa charla es hablar de lo que sintió cada uno y no hablar del otro, eso evitará que se reavive el problema”.

Strugo aconseja: “Se debe entender que si el fin es conciliador ambas partes tienen que medir sus palabras. También es recomendable hablar contando cómo cada uno se siente más de lo que se piensa. Y excitar el reclamo, porque ante un reclamo que será tomado la mayoría de las veces como un ataque la respuesta será un contraataque convirtiéndose en una guerra interminable”.

8. Si uno de los dos no quiere ceder, ¿sirve involucrar a un tercero o mediador?

En este punto, Girona es categórico: “Soy partidario de que las parejas solucionen solas sus conflictos porque necesitan aprender a solucionarlos. El único tercero que me parece válido involucrar es un psicólogo en el marco de una terapia de pareja”. El autor de ¿Padres o pareja? coincide: “Involucrar a terceros es muy riesgoso; en el caso de precisar ayuda conviene recurrir a un profesional, un terapeuta que pueda mirar el vínculo sin juzgar ni actuar de árbitro para ninguna de las partes”.

9. Si tengo hijos, ¿conviene “blanquear” que hubo una pelea en la pareja?

“Hay que blanquear con los hijos que los conflictos son inherentes a los vínculos entre seres humanos y que las parejas se pelean también. Se trata de desdramatizar las peleas y entender que es natural que sucedan”, dice Girona. “Siempre es mejor preservar a los hijos de las peleas, no involucrarlos, pero nunca es conveniente hacer de cuenta que no pasó nada, mejor poder blanquear el desentendimiento pero explicándoles que ellos no tienen nada que ver”, amplía Strugo.

10. Los regalos ¿sirven?

Depende. “Un regalo es válido para solucionar un problema si viene acompañado de un cambio de actitud”, plantea Girona. Y Strugo concede: “Si está pensando desde el lugar de reconocer un error o como introductor de una charla o un pedido de disculpas auténtico puede ser un recurso, el tema es cuando es una manipulación o una distracción”.

Lectura relacionada: Los de afuera siempre opinan





  Deja tu comentario


1 comentario en “¿Cómo reconciliarse después de una pelea de pareja?”

  1. Vicky
    septiembre 25th, 2018 a las 9:14

    Creo totalmente con experiencia de vida que las parejas no necesitan pelear ni discutir, necesitan dialogar, o sea comunicarse expresando sus sentimientos y necesidades pero desde el respeto, con una mente abierta a entender las necesidades propias y las del otro y buscar formas de encontrar nuevos acuerdos. Las peleas y las discusiones generalmente incluyen gritos, posturas rígidas, no escuchar al otro, y una situación de egos en guerra, completamente distinto del diálogo, en el cual uno se da cuenta que el otro es distinto y tiene distintas formas de percibir las cosas, tan válidamente como uno, pero que se puede encontrar una solución razonable para todas las partes, pero a partir de la generación de ideas, y no desde la pelea.

Ingresa tu comentario: