9

may

Volver a caer

Artículo publicado por Merlina Meiler

Volver a caer

Y volví a caer en mi propio error.

Lo tuve en cuenta durante años. Traté de esquivar situaciones similares, intentando mantener presente en mi mente lo que me había sucedido en esa oportunidad.

En aquel entonces, fue una enfermedad la que me hizo dar cuenta de que estaba errando el rumbo, que tenía que hacer rectificaciones importantes, que esa manera de encarar ciertos asuntos y relaciones no era saludable ni beneficiosa para mí.

Hoy, “la historia vuelve a repetirse”. De hecho, la misma enfermedad volvió a presentarse 20 años después, cuando pensé que yo había sorteado todos los obstáculos y vencido todas las pruebas para que eso no sucediera nunca más.

No me molesta asumirlo y contarlo tal cual es. D hecho, creo que sincerarse al 100 % ayuda a sanar.

¿Qué saco en limpio de este episodio?

Tantas cosas…

. Creo firmemente que las enfermedades (tanto las frecuentes como las de nombres rimbombantes) son una manera que tiene nuestro inconsciente de comunicarse con nosotros y de indicarnos en qué nos equivocamos y qué es perentorio modificar. También, si aplicamos nuestra inteligencia, nos daremos cuenta qué nos conviene dejar atrás y cuál es el camino a seguir.

. De nada sirve enojarse con uno mismo por haber vuelto a caer, ni echar culpas (ya sea a nosotros mismos o a los demás). Las cosas suceden y a veces no hay manera de esquivarlas por completo. Sí sirve entender lo que sucedió, ya que eso minimizará la posibilidad de que vuelva a producirse (o, por lo menos, lo espaciará años o décadas).

. Un aspecto positivo de estas situaciones es que nos dan la posibilidad de conectarnos con la humildad, ya que ayuda muchísimo llegar a la conclusión de que tenemos cierto control sobre algunas cosas en determinadas situaciones solamente, y el resto es terreno inhóspito en el que aún lo inesperado (o lo indeseable) puede suceder. Y además, sí, tenemos las herramientas, la fortaleza y la compañía que precisamos para salir airosos una vez más.

Como siempre, las situaciones límite nos permiten centrarnos en nuestro interior y volver a priorizar lo que es realmente importante: la gente que nos rodea, nos quiere y nos apoye pase lo que pase, sentirnos bien, la salud, la calidad de vida. Todo el resto es tan secundario que ni vale la pena mencionarlo.

Lectura relacionada: El cuerpo habla





  Deja tu comentario


1 comentario en “Volver a caer”

  1. Luz
    mayo 12th, 2017 a las 16:07

    Hola Merlina,
    En algunos momentos tú,  tan oportuna.
    Mil gracias por tu artículo.
    Te mando un fuerte abrazo.

Ingresa tu comentario: