21

ago

No eres ni tu padre ni tu madre

Artículo publicado por Merlina Meiler

padre madre

Muchos de nosotros tenemos padres de los que nos enorgullecemos.

Pero hay otras personas que no corren con la misma suerte.

Porque sus padres (u otro miembro de la familia) han tenido conductas o han realizado acciones que en ciertos casos fueron incomprensibles y, en otros, poco felices o directamente dañinas, para consigo mismos o para quienes los rodeaban (ya sean conocidos o extraños).

Si esta es tu situación, a ti en especial quiero recordarte que no eres ni tu padre ni tu madre.

Eres un ser diferente y, probablemente, al vivenciar lo que sucedió te has dado cuenta de que posees otros valores y quieres cosas de un tenor más positivo para tu vida.

Ten presente que sí es posible despegarse de los hechos ajenos.

Los comportamientos de los demás (aunque lleven tu mismo apellido o convivan en la misma casa) no te definen a ti como persona.

En cualquier momento, puedes optar por tomar otro rumbo que demuestre a las claras lo diferente que eres de ellos.

Que en un principio sientas vergüenza, dolor, impotencia o desazón es perfectamente normal, y es necesario que afloren esos sentimientos para poder exteriorizarlos, sanarlos y llegar a un lugar de aceptación y de paz interior.

Los de afuera vana a hablar, y mucho más de lo que desearías o estás dispuesto a aguantar. Pero ya sabes que ellos siempre lo hacen, como si sus vidas fueran perfectas e inmaculadas. Opinan sin saber cómo sucedieron los hechos, de qué manera ellos influyeron en ti y, si son bastante malintencionados, habría que preguntarse de qué lado están realmente y qué grado de compasión al prójimo denotan.

Puede haber salud en el medio de un entorno enfermo.

Y también ganas de progresar y de escribir un nuevo capítulo en la historia, pero esta vez, de tu propio puño y letra.

Lectura relacionada: Acerca de patrones familiares





  Deja tu comentario


4 comentarios en “No eres ni tu padre ni tu madre”

  1. David
    agosto 22nd, 2015 a las 9:50

    Siendo ya conscientes de nuestros actos y conocedores que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26-27) y si seguimos sus mandatos y consideramos que.somos valiosos para Dios (Lucas 12:24)que Gran Padre tenemos. Nuestra propia identidad hemos recibido. Sólo debemos leer el manual de fabricación y manejo La Biblia.

  2. nancy
    agosto 22nd, 2015 a las 10:36

    Cada uno es dueño de sus propia vida de la cual aprende a a elegir entonces se tu mismo crece avanza y se libre de tu propia vida

  3. Inés
    agosto 24th, 2015 a las 1:09

    El tema de la mujer que le dobla la edad a pareja, me toca de cerca, tengo que tomar una decisión al respecto, es bueno que la temática se visibilise hasta que el tabú desaparesca

  4. Alejandro
    agosto 24th, 2015 a las 18:59

    Soy uno de esos casos que no tuve muy buena relación con mi Padre… hace mucho tiempo falleció.
    De todas maneras pude (luego de muuuchoooo traaabbbaaajjjoooo, que todavía sigo haciendo) ´amigarme´ con mi viejo y las cosas que pasaron… lamentablemente en la vida no nos pudimos encontrar… pero a medida pasa el tiempo, siento que lo que hicieron (ambos) SIEMPRE fue lo que ellos consideraban que era lo mejor para mí. Aunque muchas veces yo sentía lo contrario…
    En fin, gracias a Dios tengo la oportunidad de seguir creciendo, avanzando y aprendiendo. Ahora con alegría!
    Muy linda nota! gracias por compartirla!!!

Ingresa tu comentario: