20

May

Ganancias secundarias

Artículo publicado por Merlina Meiler

Después de lidiar con un problema recurrente durante algún tiempo, encontraste la solución, ¡qué bueno! El problema estaba resuelto… aparentemente. Algo que te perturba recurrentemente demanda soluciones nuevas para combatirlo.


Has probado distintos métodos en el pasado, y ninguno funcionó correctamente. O siempre trataste de hacer lo mismo y, lógicamente, obtenías el mismo resultado.

Hoy, con nuevas herramientas, mirando el problema desde otro ángulo, poniéndote en el lugar de otra persona o desde un observador, escuchando distintas propuestas, hablando con tus allegados o leyendo libros sobre el tema que te aquejaba, has dado en la tecla: enfocaste el nudo de la cuestión, te diste cuenta que había nuevas posibilidades de abordar el tema que te preocupaba, y lo resolviste.

De pronto sentiste un Eureka dentro tuyo que te hizo creer que el conflicto estaba llegando a su fin. A mí también me sucedió: tomé las acciones correctivas del caso, me felicité una y mil veces por estar arribando a una nueva etapa, encontré nuevas facetas del problema que me permitieron tener otra concepción de las cosas y así llegué a la manera de solucionarlo. ¡Qué bien me sentí! Pero… ¿qué está sucediendo alrededor? Al principio, euforia, cambios notables en mí y, por consiguiente, en mi entorno y en las personas involucradas… aunque esto no era lo que esperaba.

El problema tal como yo lo percibía antes no era exactamente el mismo: había mutado. Pero había algo que seguía molestando, cuando yo creí que estaba completamente erradicado. Es que yo no había tenido en cuenta las ganancias secundarias que mi actitud traía aparejada.

Primero, a quedarse tranquilo: la situación nunca es igual que la anterior: ya ha cambiado. Segundo, veamos qué son las ganancias secundarias: toda conducta persigue un fin. Una conducta negativa o problemática en realidad tiene, a otro nivel, una función positiva. Por ejemplo, si fumas, tal vez la ganancia secundaria sea relajarte, por lo que si encuentras otro modo de relajación, tus deseos de fumar podrán desaparecer. Las ganancias secundarias son las verdaderas provocadoras del síntoma que te está molestando, y con un simple reencuadre, podemos satisfacerlas de otro modo.

Veamos qué me sucedía a mí: solía pelear con una de mis hermanas mayores. Sólo buscar una solución al problema es válido y útil, pero no definitivo. Yo cambié mi manera de tratarla, dejé de tomarme de manera tan personal sus ataques verbales, les resté importancia, y nuestro trato mejoró notablemente… ¡pero empecé a tener problemas de comunicación con mi otra hermana! El problema parecía haber mutado, en realidad, era el mismo: la ganancia secundaria que yo inconscientemente buscaba y que provocaba riñas con mis hermanas. Mi inconsciente me estaba alertando que el problema de fondo aún no estaba resuelto.

La pregunta para averiguar qué hay realmente detrás de una conducta problemática es: ¿qué busco específicamente con esta actitud? En mi caso, me di cuenta que era protagonismo familiar que, de otro modo, siendo la menor, no hubiera tenido.

¡Todos hablaban de mí y de mis peleas con mi hermana mayor! Ésa es la ganancia secundaria que tuve que suplir o reemplazar de algún modo para que no mutara y se manifestara de alguna otra forma. Y encontré una manera mucho más positiva de lograr el mismo cometido, bueno, fueron varias: me di cuenta que ser la menor tiene sus privilegios, cosa que antes, por estar enfrascada en llamar la atención de maneras poco felices para mí y para los demás, ni había notado.

Las ganancias secundarias, sean cuales fueren, son las que, sin lugar a dudas, te darán las soluciones radicales y definitivas que estás buscando, en distintas áreas de tu vida. Búscalas, enfréntalas, hazlas tus aliadas… ¡vale la pena!





  Deja tu comentario


10 comentarios en “Ganancias secundarias”

  1. SILVIA
    mayo 21st, 2008 a las 9:19

    REALMENTE ESTOY EN UNA SITUACION DESVASTADORA, MI MADRE DE 81 AÑOS ENFERMA Y YO ME ENFERME DE TANTO CUIDARLA Y NO PODER DISPONER DE MI DINERO PARA PODER HACER ALGUNA ACTIVIDAD DISPONIENDO DE MI DINERO Y LO PEOR ES QUE SIEMPRE TENGO QUE PEDIR PRESTADO Y YA NO SE COMO RESOLVERLO.- TENGO 58 AÑOS SOY VIUDA Y QUIERO HACER MI VIDA PERO ES IMPOSILBLE, CON MI MADRE, EN ESTAS CONDICIONES Y YO TAMBIEN ENFERMA.- ESPERO SU CONTESTACION GRACIAS

  2. Raquel
    mayo 21st, 2008 a las 10:44

    Una vez mas Gracias!!!!

  3. Merlina a Silvia
    mayo 21st, 2008 a las 10:55

    Querida Silvia,
    Entiendo erfectamente la situación que estás atravesando.
    Te propongo que al menos dos veces por semana, tengas un ratito de tiempo exclusivamente para ti. Por ejemplo, una o dos horas cada vez, en las que no pienses en nada relacionado con tu familia y que te relajes, hagas algo que te guste y te dé el oxígeno que estás necesitando.
    Planea estos paréntesis con anticipación, para que sepas exactamente qué dpia y entre qué horas podrás dedicarte exclusivamente a ti.
    Abrazos,
    Merlina

  4. Nadia
    mayo 21st, 2008 a las 12:46

    Gracias una vez mas Merlina. es asi, no es facil pero sirve revisar lo que venimos haciendo, tomando las acciones o estrategias que nos ayudan a lograr nuestros objetivos y descartar las que no nos llevan a ningun lugar para asi poner en practica nuevas opciones. Besos

  5. MARYCARMEN
    mayo 21st, 2008 a las 13:39

    Hola Silvia
    Mi problema es el siguiente y creo el de muchas mujeres……infidelidad, despues de 22 años de casada por azahares del destino mi esposo me confiesa su 1a infidelidad, esto me deja devastada y sin querer saber de el aunque seguiamos viviendo juntos, al paso del tiempo vuelve a ser infiel con una persona mas joven que el, durante un año vive su aventura aun viviendo en casa, tenemos 3 hijas de 22, 21, y 17 años las cuales se daban cuenta de las cosas. En Diciembre el dice que se quiere quedar en casa y recuperar lo perdido, solo que no confio en el, no lo admiro por lo tanto no lo amo, aun asi acepto por el bien de mis hijas, yo nunca he trabajado durante mi matrimonio y dos de mis hijas estan en universidad y no puedo dejarlas sin escuela, aunque el dice que si se va seguiria con los gastos, pero si soy realista se que no seria igual , su amante tiene hijos de otra persona,no se que hacer ojala alguien pueda darme un consejo, pienso mucho en cuanto mis hijas se vayan de casa que sera mi vida con el

  6. Luisa
    mayo 21st, 2008 a las 15:23

    Hola Melina:

    Yo tambien estoy en la misma situacion de Silvia, mi madre tiene 80 años y yo veo que no es la misma que hace unos años, cuando todavia vivia mi padre.
    Los años pasan es cierto, pero yo estoy convencida que todos venimos a cumplir una mision en la vida.
    Si miro al pasado, diria todo tiempo pasado fue mejor, pero me gusta apostar al futuro y pensar que todo lo que viene va a ser mejor.
    Tengo una profunda creencia en ese alguien Superior, a quien llamo Dios y cuando siento que me faltan las fuerzas, le pido a El que me ayude.
    A veces me siento frustrada, pero no culpo a nadie, yo tuve las riendas de mi vida en mis manos y no supe o no pude llegar a cumplir mis objetivos.
    Creo que la vida me debe otra oportunidad, y voy a intentar lograrlo.
    Te mando un besito y agradezco tus palabras llenas de luz magica como tu nombre.Luisa

  7. Mely
    mayo 23rd, 2008 a las 12:00

    Hola Merlina: Otra vez GRACIAS, cada vez que mandás algo, me llega al corazón, y este video de superación, lo ha hecho.

  8. SILVIA
    mayo 24th, 2008 a las 8:08

    AYER HABLANDO CON MI HIJA YA QUE LE TENIA QUE AVISAR QUE HOY NO PODRIA IR A SU CUMPLEAÑOS, POR QUE ESTOY CON NEUMONIA Y PUEDO CONTAGIAR A MI NIETA DE DOS MESES Y MEDIO, YO LLORABA, PORQUE REALMENTE NO PUEDO PASAR UN BUEN MOMENTO JUNTO CON MIS HIJOS Y SUS FAMILIAS, YO SIEMPRE SUPE DEL BENEFICIO SECUNDARIO DE LA ENFERMEDAD, PERO NUNCA COMO HOY Y LEYENDOTE RECIEN Y HABIENDO HABLADO CON I HIJA XIMENA QUE HOY CUMPLE 33 AÑOS, ME DECIA TAMBIEN QUE SIEMPRE TOME DECISIONES EQUIVOCADAS Y NO SE SI SIEMPRE, PERO MUCHAS DE ELLAS LO HAN SIDO.-
    GRACIAS MERLINA

  9. mary
    enero 8th, 2009 a las 18:43

    soy viuda,me siento muy sola tengo 60 años,y quiero conocer caballero que tambien sea solo y quiera compartir conmigo, a mi me gusta salir disfrutar de la vida , bailar.

  10. mary
    enero 8th, 2009 a las 18:45

    muchas gracias.

Ingresa tu comentario: