25

Sep

Torpezas: Entrevista para la revista ELLE de Argentina

Artículo publicado por Merlina Meiler

torpeza

Este mes salió en la revista ELLE de Argentina una nota firmada por Daniela Ceccato, en la que me entrevistó sobre el tema: torpezas.

A continuación hay un extracto de esta nota.

Todos tenemos un BLOOPER.

Derramar el vino sobre el mantel. Darse la cabeza con la puntita de la alacena.
Mancharse la ropa al comer.
Quedarse -siempre, siempre sin yerba. Olvidarse de cargar la tarjeta SUBE. ¿Se pueden evitar las distracciones? ¿Qué dicen de quien las comete?
Consejos para encontrar el equilibrio: entre reírse de uno mismo y cambiar para disfrutar el presente.

Casi nadie sale indemne. Hay una escena fallida para cada quien. Hay casos notorios que, sin embargo, naturalizamos y volvemos un rasgo particular de esa persona. De todas formas, ¿qué dicen estos mini deslices cotidianos de quien los comete?
“Tienen que ver con la falta de atención hacia lo que uno está haciendo o viviendo en ese momento –explica Merlina Meiler, coach especializada en Programación Neurolingüística, autora de mejoraemocional.com–. Está relacionado con cierto escapismo por estar pensando en otra cosa. La gente que no vive en el presente queda atada a situaciones del pasado o a elucubraciones sobre el futuro que no las dejan ver lo que tienen frente a sus ojos”.

Ser torpe genera cierta culpa, vergüenza, una sensación de parálisis ante la mirada ajena. Algunas personas llevan una vida enredada en este comportamiento.

Mariana tiene 34 años pero nunca olvidará cómo se sentía cuando la cargaban sus compañeros de la primaria durante la clase de gimnasia (¡a ella le resultaba imposible correr y saltar en el cajón o hacer la parada de manos!).

“Ahora, las torpezas siguen estando y me ponen colorada, como cuando era chica. Mi familia y mis amigas lo toman como algo re normal en mí y eso me ayuda un poco”.

Otras personas las aceptan como parte de su personalidad y se ríen sin traumas.

¿ES O SE HACE?
“A Laura no le pidan que traiga el café porque la mitad se le vuelca en el camino.” “Vamos a tener que cambiar la puerta de lugar porque Esteban se la lleva todos los días por delante.” “Voy a atar mi birome al escritorio porque cada vez que viene a decirme algo María se confunde y se la lleva”.

Existen etiquetas que ubican a ciertas personas en ese lugar, el del cuelgue, el olvido, la distracción, la torpeza. Esto va funcionando y condicionando sus movimientos, casi como una profecía autocumplida. Entonces esa persona se preocupa si se siente observada, criticada, juzgada.

No sólo le hará perder espontaneidad sino le generará cierta tortura interior (“¡Soy una tonta!”, “¡No sirvo para nada!”).

UTOPÍA PERFECCIÓN
Aunque por siglos las sociedades han aplaudido la perfección y aún continúan festejando esa utopía, en los últimos años se ha empezado a admitir que estos “defectos” forman parte de la vida. Y sacarles provecho es una buena manera de aceptar el Lado B propio.

Hoy se admite que poder mostrar la ineptitud en cierto ámbito es una forma de mejorar la autoestima. Es así: quien primero se ríe de sí mismo tiene una pelea ganada, ya no es la mirada ajena la que gobierna su vida.

A quien le interese intentar un cambio, Merlina Meiler invita a conectarse con las torpezas como el lado simpático de la imperfección humana.

Sin embargo, para quienes añoren dejar atrás ese vicio, ella sostiene una fórmula posible: centrarse en el presente, observar lo que se está haciendo. ¡Solo hay que prestar atención! Nada menos.





  Deja tu comentario


4 comentarios en “Torpezas: Entrevista para la revista ELLE de Argentina”

  1. Enrique
    septiembre 26th, 2015 a las 8:32

    Estoy de acuerdo en que hay que estar concentrado en lo que se está haciendo para evitar alguna torpeza. Sin embargo, creo que nadie está libre de cometerlas, pues nadie es perfecto. Cuando vemos que alguien comete una torpeza hay que tratar de no ser tan severo y ajusticiar a esa persona.

  2. Alejandro
    septiembre 28th, 2015 a las 11:28

    Lo mejor, a mi manera de ver, es tomarlo con una sonrisa, si son temas puntuales. Ahora bien, si hay alguna situación que de por si me genere una incomodidad manifiesta o haga sentir mal a otras personas, creo que sería bueno revisarla para con tranquilidad realizar los cambios para de esa manera, mejorar….

  3. María
    septiembre 29th, 2015 a las 15:37

    Excelente Reportaje. Yo me pongo torpe de vez en cuando… Ja ja saludos Merlina

  4. Flor de María
    octubre 14th, 2015 a las 5:44

    Hola Merlina
    A veces sin querer uno comete torpezas , a veces esto es festejado y alegra , otras es es burla y caen palabras fuertes que duelen .
    Nadie está libre de hacerlas , lo principal es pedir disculpas y tratar de tener más cuidado,
    Un día bendecido por DIOS .

Ingresa tu comentario: