30

may

Historias de éxito – Creencias versus enfermedades crónicas

Artículo publicado por Merlina Meiler

creencias

Corría el año 1994. Internada en un sanatorio, en el medio de trasfusiones de sangre, legiones de médicos y medicinas extrañas, recibí el diagnóstico: úlcera en el intestino grueso, una enfermedad inflamatoria intestinal catalogada como crónica, recidivante y con tratamiento médico de por vida.

Mi pregunta: ¿Crónica? ¿Qué es eso?

Y este des-creimiento fue el que cambió mi suerte, que parecía echada ante tan oscuro diagnóstico.

Las creencias son ideas subjetivas sobre lo que es verdadero o falso para nosotros y para el mundo que nos rodea. Marcan y delimitan nuestra forma de pensar y de hablar, y también determinan nuestro presente y nuestro futuro. Muchas veces son modelos copiados de patrones familiares; en otras ocasiones, son ideas propias. En ambos casos las mantenemos como verdades absolutas y son los pilares en los que se basa nuestro comportamiento.

Como influyen de manera directa en nuestras actitudes y en la toma de decisiones, tienen el poder enorme de hacernos descollar o fracasar en nuestra vida profesional o personal. Le ponen límites a lo que las personas piensan, y se pueden ampliar o achicar.  Tomar un caso y generalizarlo genera una creencia, por ejemplo: si crees que “todos los jefes tienen mal genio”, o “ningún marido ayuda en la casa”, sin duda solo encontrarás jefes o un marido con estas características.

Mis creencias determinaron que yo hoy goce de una calidad de vida muy satisfactoria.

Al enterarme del diagnóstico médico y por la gravedad del cuadro en que me encontraba, me angustié mucho. Múltiples imágenes se agolparon ante mis ojos por lo que yo percibía como un futuro sombrío.  Me quedé pensando en las palabras del médico: ¿enfermedad crónica?  ¡Pero si yo no creo en las enfermedades crónicas!  No tengo ninguna intención de pasar el resto de mi vida con una espada de Damocles pendiendo sobre mi salud. Y esta creencia es la que modificó mi existencia, aunque yo en ese momento no era consciente de esto.

Como yo no creía (ni creo) en las enfermedades crónicas, estoy firmemente convencida de que no hay lugar en mí para que se desarrolle una dolencia de este tipo. Sí creo que alguien puede sufrir una afección, recibir un tratamiento, tratar de entender las causas subyacentes de la enfermedad y curarse con apoyo de la medicina y de la voluntad propia. Conocer las razones de este cuadro suele ser útil también, ya que a veces copiamos creencias ajenas, principalmente de nuestros padres, y las hacemos propias, sin decidir previamente si realmente las queremos adoptar. Esto se aplica a cualquier ámbito, incluida la salud.

Admito que el susto mayor fue cuando me dijeron que el tipo de úlcera que yo había producido podía generar pólipos malignos. Mi madre murió de cáncer cuando yo era pequeña. ¿Estaba yo intentando imitar algo? Creo que meditar sobre esto en profundidad (con ayuda profesional) y entender que uno puede tomar caminos diferentes a los familiares ayudaron a mi curación y a que ese mal no volviera a manifestarse.

¿Qué pasó clínicamente con la enfermedad? Luego de seguir durante un par de años los tratamientos médicos, completamente necesarios y valiosos, en los que hubo momentos mejores que otros, la enfermedad dejó de presentar síntomas y no se hizo crónica. De hecho, desapareció (caso bastante atípico, según los especialistas en el tema). Sigo haciéndome controles cada 5 años y puedo decir con orgullo que las biopsias, desde hace casi 2 décadas, no muestran ni siquiera rastros de la úlcera.

La sigo teniendo en mente ya que aprendí muchísimo de esos “agujeros” que tenía en el organismo. Si me preguntan si hubiera preferido no padecerla diría inmediatamente que no, que fue absolutamente necesaria y me dejó valiosos aprendizajes, ya que me permitió acceder a lugares internos que tenían que salir a la luz y sanar para que yo pudiera caminar erguida y ser quien soy hoy (con mis defectos y virtudes).

¿Cuál de tus creencias ha sido fundamental para tu vida?

Lectura relacionada: Prevención

 





  Deja tu comentario


1 comentario en “Historias de éxito – Creencias versus enfermedades crónicas”

  1. Laura
    junio 8th, 2016 a las 10:19

    querida Merlina, qué historia de vida!!!! Segui escribiendo tan lindo como siempre!!!!

Ingresa tu comentario: