13

ago

Infidelidad financiera

Artículo publicado por Merlina Meiler

infidelidad financiera

Hemos escuchado hablar o conocemos a alguna mujer que antes de llegar a casa con alguna prenda nueva le saca la etiqueta para que su marido no sepa cuánto gastó o a un hombre que no le revela todas sus cuentas bancarias a su mujer, a manera de resguardar parte de su patrimonio.

Un integrante de la pareja puede llegar a desconocer cuánto gana el otro realmente, y verlo realizar gastos que no condicen con lo que declara.

También está quien no dice la verdad con respecto a las compras del hogar para quedarse con el vuelto (tenga o no ingresos personales).

Estos son casos frecuentes de infidelidad financiera.

Según estudios realizados en los últimos años, la mayoría de las parejas miente u oculta con respecto a su real situación financiera o a los gastos que realiza.

Esto puede minar la confianza de cualquier pareja, ya que hay toda una trama secreta para que la otra persona no se entere de los movimientos de dinero que se realizan y, en muchas ocasiones, ellos salen a la luz o resultan evidentes y no se pueden justificar abiertamente, lo que genera tensiones, pérdida de la confianza y problemas de distinto grado.

Para Álvaro Sierra, profesor investigador del Instituto de la Familia de la Universidad de la Sabana, una de las razones para la infidelidad financiera es la cultura individualista.

“A pesar de estar casados y aunque el matrimonio es una comunidad de vida y de bienes, hay quienes aún defienden que su sueldo es suyo y sus ahorros también. No entienden que los bienes matrimoniales pasan a ser compartidos. Cada vez que uno de los dos miente en algún aspecto del matrimonio, especialmente con compromisos previamente pactados, comete infidelidad”. Y esa regla aplica por igual para la vida romántica, la sexual y -ojo- la financiera.

Algunas veces esto está basado en un mal manejo de la parte económica de uno de ellos (ya sea porque alguien derrocha o es tacaño), por lo que el otro decide unilateralmente “tapar” ingresos con el fin de que no desaparezcan o para gastarlos como le venga en gana.

Al igual que sucede con la infidelidad emocional/sexual, esta clase de conductas provocan daños que, con el transcurso del tiempo, se pueden volver irreparables. Lo más beneficioso -en lugar de esconder, falsear y disfrazar la realidad- sería hablar del tema del mejor modo posible, dándole lugar al otro para que exprese su punto de vista y llegar a un acuerdo.

¿Eres o has sido infiel financieramente?

Lectura relacionada: Vida en común, ¿economías separadas?





  Deja tu comentario


2 comentarios en “Infidelidad financiera”

  1. Flor de María
    agosto 16th, 2015 a las 13:03

    A la larga todo se descubre ., y una pena porque se rompe todo vínculo de unión .
    Piensen bien antes de actuar ….
    Gracias Merlina por los envíos
    Mis cariños desde Huaral Lima Perú.

  2. moni
    agosto 18th, 2015 a las 0:26

    Es muy triste descubrir que tu pareja te oculte el monto de su ingreso porque eso te hace pensar que no te tiene confianza o que teme que hagas mal uso del mismo. Yo viví esta situación dolorosa y toda la vida escuche “No tengo plata” y a veces no quería aceptar que ese dinero se iba a otro lado. Un día decidí, terminar mis estudios y hoy yo manejo mis ingresos, termine con esa relación que tanto daño nos hizo a mi y a mis hijos.

Ingresa tu comentario: