31

oct

Claridad en los mensajes, mejora en la comunicación

Artículo publicado por Merlina Meiler

A veces no nos resulta sencillo dar a entender lo que queremos decir.  Mensajes que para nosotros parecen simples y concretos, pueden causar actitudes indeseadas en nuestros interlocutores por malos entendidos con respecto a frases vagas e inespecíficas.  El uso preciso del lenguaje aporta la claridad necesaria para que lo que queremos decir sea realmente el mensaje que la otra persona reciba.

 

Una estupenda manera de dar un mensaje claro e inequívoco es desafiar las imprecisiones lingüísticas con las que nos expresamos verbalmente. El Metamodelo descrito por Richard Bandler y John Grinder (cofundadores de la PNL – Programación Neuro Lingüística) en el libro ‘La estructura de la magia’, Vol. I, define y desafía las imprecisiones del lenguaje, ya que relaciona el lenguaje empleado por una persona con sus experiencias concretas subyacentes. Consta de una lista de distorsiones, eliminaciones y generalizaciones lingüísticas y también de cinco sugerencias para desafiar estos conceptos y así introducir un cambio radical en el enfoque del tema.


El Metamodelo explica que las distorsiones se producen al agregar emociones, valores y creencias personales a un hecho, por ejemplo, “Tal programa de computación es el más difícil que existe”. No queda claro en qué es más difícil, ni con qué otros programas de computación se lo está comparando.

 

Se elimina información al dar por sentado que la otra persona sabe de qué estamos hablando. La aseveración: “Estaba enojadísimo con ella por lo que pasó el otro día” elimina mucha información importante que puede dar lugar a equívocos varios: ¿Quién estaba enojadísimo? ¿Con qué otra persona? ¿Qué pasó? ¿Qué día?  Es importante incluir toda la información necesaria, sin omisiones, y no dar nada por sobreentendido, para asegurarnos que nuestro interlocutor habla exactamente de lo mismo que nosotros.

 

Las generalizaciones son el tomar un ejemplo como representativo de todo el resto, por ejemplo, ‘Los niños aprenden más rápido’ (¿Todos los niños? ¿Más rápido que quién? ¿En todos los casos?). Las generalizaciones muchas veces generan arduas discusiones sin sentido, ya que aportan información que quizá no sea correcta en el caso que tratamos, en particular.

 

El Modelo de Precisión es una herramienta eficaz para que nuestro mensaje sea claro y definido. Ayuda a desatar el nudo de malos entendidos que las distorsiones, eliminaciones y generalizaciones provocan. A continuación se detallan las cinco clases de nudos del Modelo de Precisión, ejemplos y sus correspondientes desafíos correctivos.

 

Eliminaciones simples (sin información puntual): Por ejemplo, “No entendí nada de lo que el gerente expuso en la reunión”. Desafío: ¿Nada? ¿Ni la explicación del principio? ¿Qué tema es exactamente el que no entendiste?.

 

Cuantificadores Universales (siempre, nunca, todos, ningún, etc.): Por ejemplo, “La secretaria del gerente de Recursos Humanos nunca me deja hablar con él en persona”. Desafío: ¿Nunca? ¿Acaso cuando le dices que es urgente o le platicas del inconveniente no te ha arreglado una reunión con él?

 

Eliminaciones comparativas (en las que no se especifica la otra parte comparada). Por ejemplo, “Quiero que mejoremos la comunicación entre nosotros’. Desafío: ¿De qué manera? ¿Mejor con respecto a qué?

 

Operadores modales de necesidad (deber, necesitar, tener que, etc.). Por ejemplo, “Tengo que enviar ese mensaje de correo electrónico de una vez”. Desafío: ¿Qué te lo impide? ¿Qué necesitas para hacerlo? ¿Qué pasaría si lo hicieras?

 

Operadores modales de posibilidad: (no puedo, es imposible). Por ejemplo: “Es imposible comunicarse por TE con él”. Desafío: ¿Así que no has podido comunicarte por TE ni una sola vez en este año, por ejemplo?

 

Con sólo prestar atención a las palabras que empleamos usualmente al entablar una comunicación con otra persona, tendremos la oportunidad de explorar lo que decimos y el significado real de nuestras palabras, y así podremos ajustar nuestro mensaje para mejorar la comunicación con quienes nos rodean, y también con nosotros mismos.





  Deja tu comentario


11 comentarios en “Claridad en los mensajes, mejora en la comunicación”

  1. claudio
    noviembre 2nd, 2007 a las 14:11

    Me dejo pensando esto que escribiste, Merlina, creo que hay mucho para poner en practica.
    Saludos de un admirador!
    Claudio

  2. GABY
    noviembre 2nd, 2007 a las 15:42

    EXCELENTE cando yo hablo en primera persona me hago cargo, me hago responsable de mis palabras.
    ojala mas personas conozcan este artìculo. gracias

  3. eduardo
    noviembre 4th, 2007 a las 12:20

    oscar wilde decia que ingleses y norteamericanos estaban “separados” por el lenguaje… cuan cierto que incomunicamos… mas que hacemos algo comun con las palabras…

  4. patricia
    noviembre 5th, 2007 a las 6:11

    Estoy de acuerdo Merlina. Precisar lo queremos decir es una herramienta poderosa que mejora la comunicación con los demás.
    Lo que pasa es que en ocasiones, yo diría en muchas ocasiones y debido a los hábitos adquiridos, las emociones nos delatan y de forma automática, sentimos antes de precisar.
    De todas formas, gracias por recordarme que los recursos están ahí y que somos libres de usarlos……

  5. patricia
    noviembre 27th, 2007 a las 13:52

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que decís. El principal problema se presenta, casi siempre, cuando tenemos que definir con palabras los sentimientos, no?

  6. nicolas
    noviembre 24th, 2009 a las 9:14

    Es un excelente resumen de las operaciones de clarificacion del lenguaje de PNL. En verdad, queria comentarte que para las personas ajenas a este conocimiento especifico, siempre recomiento que antes de comunicarse, tengan en cuenta que toda comunicacion debe especificar: QUE, PORQUE , QUIEN, CUANDO, COMO , DONDE, Y PARA QUE. De esta manera disminuye la vaguedad, y aunque los vicios en la comunicacion pueden persistir, ayuda al emisor a aumentar su claridad. Saludos!!!

  7. Sandra Hernandez
    octubre 31st, 2010 a las 17:30

    ESTOY DE ACUERDO. DAMOS POR SUPUESTO MUCHAS COSAS Y PENSAMOS QUE POR “ADIVINACIÓN” LOS DEMÁS PIENSAN IGUAL. NOS AHORRAMOS EL ACLARAR Y UTILIZAMOS ADJETIVOS Y ADVERBIOS TAN TAJANTES, CAYENDO MUCHAS VECES EN UNA “FALACIA DE GENERALIZACIÓN IMPERFECTA”. COMO POR EJEMPLO: “TODOS LOS HOMBRES SON IGUALES” “NUNCA ME PONES ATENCIÓN”…ETC. ENVIAMOS MENSAJES FALTOS DE CONTENIDOS COMPLETOS, QUE SE DISTORCIONAN AL LLEGAR AL OYENTE. SE PUEDE EMPEZAR A PONER ATENCIÓN EN NUESTRAS PALABRAS PARA UNA COMUNICACIÓN REAL Y DIRECTA. GRACIAS.

  8. blanca chavarria
    marzo 11th, 2012 a las 13:22

    no encontre lo que buscaba porque buscaba falacia de generalizacion a la fuerza pero no hay nada que se pueda hacer asi chauuu

  9. Johan Wennermark
    abril 21st, 2012 a las 19:15

    Estoy totalmente de acuerdo con lo que decís. El principal problema se presenta, casi siempre, cuando tenemos que definir con palabras los sentimientos.

Ingresa tu comentario: