25

Jul

Cuidados finales

Artículo publicado por Merlina Meiler

Ayer me encontré en la calle con una conocida que hace tiempo no veía.

Ella es licenciada en terapia física (kinesiología) y me comentó que estaba dedicándose, exclusivamente, a enfermos terminales.

Mi primera reacción fue quedarme perpleja y pensar qué duro que debía ser su trabajo diario.

De hecho, le expresé mi inquietud. Le pregunté si podía dejar de lado sus vivencias laborales durante el resto del tiempo y si no la angustiaba tratar a gente durante un corto lapso, sabiendo que en cualquier momento se produciría el desenlace.

Pero ella, con la mayor tranquilidad, me explicó que su trabajo es altamente gratificante y que no lo cambiaría por ningún otro.

Que ayudar a las personas enfermas en la última etapa de su vida es algo hermoso, ya que se siente útil de poder ayudarlos.

De hecho, me comentó que no aceptaba situaciones menores, como un esguince o una lumbalgia, porque “hay casos más importantes para atender”.

Inmediatamente, pensé en la enorme labor que ella también realiza para las familias de los enfermos, ya que ellos perciben cierto alivio en la persona y les reconforta sentir que aún se puede hacer algo –no importa si mucho o poco- que resulta bueno y positivo para ellos.

También le pregunté cómo tomaba el hecho –cotidiano para ella- de la muerte de alguien con quien había estado en contacto y, tal vez, se había encariñado. Me explicó que ella, un par de días antes, se da cuenta de que ese ser va a fallecer, ya que “la persona entra en un estado de paz profunda, lo único que irradia es paz” y ella se va tranquila, sabiendo que ha desarrollado una tarea importante para ese paciente.

Ese estado de paz lo percibe en absolutamente todos, ya sea que estén al tanto, acepten, desconozcan o nieguen la gravedad de su situación y es independiente de la religión y de las creencias de cada uno  de ellos sobre la muerte (o sobre lo que hay o no hay posteriormente).

Cuando después de unos minutos nos despedimos, fue evidente que yo me quedé más apesadumbrada que ella por el tema que habíamos tocado. Ella se fue caminando a su siguiente consulta con el mismo paso despreocupado con el que la había encontrado.

Ahí fue cuando me decidí a escribir esta columna.

Sé que no todos los temas que desarrollo les tocan de cerca a todos, pero ciertos asuntos pueden ser de utilidad a algunos de ustedes en diversos momentos. O conocen a alguien a quien le pueda servir. O les ayuda a entender alguna circunstancia en retrospectiva.

Y este es, como siempre, el fin que busco con mis escritos.

Lectura relacionada: Agonía





  Deja tu comentario


18 comentarios en “Cuidados finales”

  1. María
    julio 26th, 2013 a las 9:29

    Hola Merlina: hacía varios post que no me tocaban de cerca los temas que tocás, por eso no he respondido aunque siempre los leo.
    En este caso el tema me llegó por mi abuela de casi 90 años… Y aunque yo no trabaje de lo que tu amiga (y no creo que tenga lo necesario para hacerlo, empezando por la parte profesional…) coincido con ella: «unos días antes ellos lo saben» ; te cuento que con mis otros 3 abuelos me pasó algo muy especial antes que partieran, y si estás cerca te transmiten esa paz y es muy lindo sentir que al fin ellos están mejor junto a Dios.
    Un abrazo.

  2. Lorena
    julio 26th, 2013 a las 9:33

    Hola Merlina! MUCHAS GRACIAS por tocar este tema!

  3. Silvia
    julio 26th, 2013 a las 10:05

    Gracias Merlina por este artículo y que importante con lo hermoso que sabes escribir nos compartas este tema y nos sugieras libros. Yo soy Voluntaria en Cuidados Paliativos y es tan gratificante acompañar al paciente es su tramo final… algunos logran perdonar y perdonarse cuando ello ocurre los envuelve una paz absoluta hasta se van con una sonrisa… Una vez una paciente me pide que le enseñe a escribir una carta para sus hijos que viven en Chile y pudo hacerlo… a los pocos días partió… Es muy gratificante, una caricia al alma, un gozo indescriptible, una misión sagrada. Te mando un abrazo y gracias por compartir tus conocimientos con tanta claridad y amor.

  4. Lupe
    julio 26th, 2013 a las 10:14

    hola querida amiga gracias a tus mensajes q mandas a diario nos motivamos y cojemos fuerzas para seguir

  5. Frida
    julio 26th, 2013 a las 10:22

    Muchas gracias por este mensaje
    un beso grande y DIOS TE BENDIGA

  6. Roxana
    julio 26th, 2013 a las 23:04

    Hola Merlina:

    Creo que el trabajo de tu amiga es grandioso, que Dios la bendiga a ella y a todas las personas que realizan tan maravillosa labor al ayudar en esa ultima etapa a los enfermos, es admirable.

    Desafortunadamente hace unos meses falleció mi querida hermana Olivia, durante su enfermedad la apoye y cuide todo lo que pude, eso me hizo sentir el dolor de su partida pero el consuelo de haber estado a su lado hasta el ultimo momento, la vi irse tranquila y eso aligera mi pesar.

    Por eso entiendo lo bien que se siente tu amiga al ayudar a otras personas hasta su ultimo momento.

    Dios te bendiga por todo lo que nos compartes.

  7. YOLANDA
    julio 29th, 2013 a las 8:30

    HOLA MERLINA..QUE HERMOSO…,QUE EXTRAORDINARIO LO QUE HACE ESTA PERSONA… TE AGRADEZCO ENORMEMENTE TODO LO QUE HAS ESCRITO….AL IGUAL QUE LA AGONIA Y EL DOLOR DE CUANDO YA NO ESTAN…YO YA LO PADECI CON MI PAPA…FUE TERRIBLE…Y TAMBIEN CON MI HERMANO….SOLO ME QUEDAN LOS RECUERDOS GRATOS…O NO TANTO…PERO A VECES ME SONRIO CUANDO LOS RECUERDO….
    GRACIAS…!
    UN BESO GRANDE…

  8. Rosita
    julio 29th, 2013 a las 9:13

    mil gracias por esto q has escrito q DIOS te bendiga

  9. Chica
    julio 29th, 2013 a las 10:01

    Me encanto, Merlina!
    Tenes razon, este relato es muy util.
    Gracias!

  10. Jesús
    julio 29th, 2013 a las 12:21

    Hola Merlina.
    Espero que ya te encuentre mejor despues de haber hablado con tu amiga y me parece interezante que lo tomaras de esa manera porque dejame comentarte, decirte, mencionarte si no te la habia dicho que aqui en el trabajo tambien trabajamos para un hospital de enfermos terminales y vieras que bien se siente ayudar a este tipo de personas y asi como ayudamos en este hospital atrvez de el tambien he ayudado a otraas personas parecidad a estos enfermos como vez eeeehhhhhh?,

  11. Jesús
    julio 29th, 2013 a las 12:22

    Bueno otro dia te sigo contando de las personas que estoy ayudando. Recuerda que «NO HAY ALEGRIA MAS GRANDE QUE LA DE SERVIR A LOS POBRES.»
    Hasta Luego
    Saludos

  12. Jorge
    julio 29th, 2013 a las 12:57

    Hace años, cuando mis padres estaban llegando a una etapa final en su vida, encontré un libro, escrito por un psiquiatra argentino – no recuerdo en este momento su nombre- que se llama «El buen morir»
    Los comentarios que encontré, coincidían con mis pensamientos sobre el tema… Tratar de que ese ser tan querido, pase sus últimos momentos en su entorno familiar, mirando las paredes de su casa, sus recuerdos, aquellas cosas que le acompañaron durante tantos años en su paso por la vida… Por supuesto, y en lo posible, cerca de sus seres queridos… Creo que lo que comentó esa terapeuta es lo correcto… Un gran trabajo, si se hace con amor y respeto

  13. Ana
    julio 29th, 2013 a las 16:20

    Hola Merlina,
    A mi madre la atendió en sus días finales una terapeuta terminal. Cuando ella se hacía presente, yo sentía que bajaba un ángel.
    Ha tenido charlas con nosotros, explicándonos algunos temas que desconocíamos, tanto mis hermanos como yo. A mí me tranquilizaban, porque sentía que mi madre debía partir y dejar de sufrir.
    Mis tías (hermanas de mamá), la veían, como lo peor que encontramos en le infra-mundo.
    Mamá partió, y viendo la labor de esa mujer, hasta tuve ganas de hacer lo mismo.
    Compré el libro de Elisabeth Kübler-Ross, una psiquiatra que fue pionera en esta terapia.
    Muchas personas desconocen esto, pero te aseguro, que poner a un ser querido en manos de un ángel, es lo mejor que podemos hacer por ellos.
    Gracias como siempre por tus escritos.
    Un abrazo!

  14. Mary
    julio 29th, 2013 a las 16:34

    Gracias Merlina! Dios te bendiga siempre… saludos

  15. Maribel
    julio 30th, 2013 a las 7:55

    Hola Merlina
    Siempre te destacas por la versatilidad de tus escritos, como éste tan interesante que acabo le leer, gracias
    Un fuerte abrazo, te felicito

  16. Flor
    agosto 7th, 2013 a las 8:41

    Ayyyy Merlina , Merlina … eres el Ángel que Dios me envía en los momentos precisos.
    Desde hace año y medio mi hermano fue operado de la cabeza del páncreas,pedazo de estómago y duodeno . No quedó bien del todo y cada vez se le complica las cosas y hay que internarlo de vez en cuando por tal o cual motivo .
    Vengo de verlo ,está en Lima , internado y me dice si tengo que morir que sea ya , pero no quiero de a poquito,ya no puedo más con este sufrimiento . No sabes como se me desgarra el alma de verlo así . El quiere vivir , , lo pide a gritos ,cuanto oramos , cuantas pastillitas de positividad le envío ,le levanto el ánimo ,pero creo que su mal no tiene remedio .Pongo mi esperanza en DIOS, que suceda un milagro ,los médicos han hecho todo lo humanamente posible Y sigo dándole ánimos , masajitos y de veras me siento bien cuando lo hago .
    Que bueno que me llegó este mensaje . Dios por algún lado se hace presente .
    Gracias amiga

  17. Rubí
    agosto 8th, 2013 a las 11:04

    Mil gracias cielo q DIOS la bendiga hoy y siempre

  18. Micaela
    agosto 22nd, 2013 a las 7:58

    muy agradecida
    Bendiciones y que todo sea para bien

Ingresa tu comentario: