29

oct

El cuerpo habla

Artículo publicado por Merlina Meiler

cuerpo habla

El cuerpo habla mediante síntomas.

Si estás bien atento, podrás dilucidar qué sucede y encontrar respuestas no solo a tus malestares físicos, sino también a tus dudas o indefiniciones.

Cuando pasamos algo por alto, no queremos enfrentarlo, lo minimizamos, escondemos nuestras emociones o tenemos asuntos sin resolver, es frecuente que nos aparezca algún síntoma recurrente.

No me refiero a hechos puntuales, como un dolor de cabeza después de una fiesta o algún malestar digestivo tras una comilona.

Muchos de los problemas físicos que se nos presentan no se resuelven por sí solos, mágicamente, aunque ansiemos que así sea.

Echar la culpa a los demás y no hacernos cargo de nuestra responsabilidad en el asunto y de nuestros sentimientos al respecto solo tiende a profundizar el malestar y no aporta una salida ni nada positivo.

Un caso

Hace poco me consultó un hombre con dolor de espalda. Después de tres años de diferentes tratamientos convencionales y no convencionales, se sometió a una operación hace pocos meses. La mejoría solo duró un par de semanas y el dolor volvió a presentarse.

Tras conversar en profundidad y analizar el contexto que rodeó la aparición de los síntomas, descubrimos que su afección estaba relacionada con Juana, una novia que tuvo y lo abandonó: en ese mismo momento comenzaron sus problemas de espalda. Por alguna razón, los dolores hacían que él la sintiera presente en su vida y desprenderse de ellos, para él, significaba dejar ir a Juana para siempre.

¿Cómo entender al cuerpo?

Cuando el cuerpo se expresa, suele hacerlo por medio de alguna dolencia que no desaparece fácilmente (en ciertas ocasiones, la causa que genera la molestia no es muy clara; en otras, hay un diagnóstico certero). Habitualmente se trata de una alarma pequeña que trata de lograr que nos enfoquemos en cierto tema en particular. Si le prestamos la debida atención, es probable que se esfume y no llegue a convertirse en una situación que requiera mayor cuidado.

Además de ir al médico para que te indique el tratamiento adecuado, puedes ayudar a tu cuerpo a sanar, si entiendes lo que está tratando de manifestar.

Piensa detenidamente en estas preguntas. Toda respuesta que te venga a la mente es bienvenida y sirve para esclarecer el panorama.

– ¿Cuándo comenzó la dolencia?

– ¿Qué pasó inmediatamente antes? (El “inmediatamente” es subjetivo, puedes entenderlo como quieras: horas, días, semanas o el lapso que te parezca).

– ¿A qué hecho podrías relacionarlo?

– ¿Podría estar involucrada alguna persona de algún modo?

– ¿Ya pasaste por una situación similar anteriormente? (“Similar”, nuevamente, es subjetivo: lo que se te presente está perfecto, aunque parezcan hechos sin conexión o sin parecido entre sí).

– ¿Qué pasaría si no tuvieras ese problema de salud? ¿Qué obtendrías? ¿De qué carecerías? (Esta pregunta es fundamental, ya que el miedo a obtener algo o a que se produzca un hecho, o incluso el tratar de evitar que algo suceda, puede incidir en que la curación se demore).

Para vivir con plenitud, es importante aprender a escuchar lo que está tratando de exteriorizar el cuerpo y hacer lo necesario para subsanarlo.

Lectura relacionada: Sobre el cigarrillo (con mi experiencia personal)





  Deja tu comentario


9 comentarios en “El cuerpo habla”

  1. Damaris
    octubre 30th, 2015 a las 12:23

    Con razón me duele tanto el cuerpo.

  2. Isabel
    noviembre 3rd, 2015 a las 0:39

    Ya lo creo que el cuerpo habla Merlina. El mío, gritaba. Y por negarme a escucharlo, el pobre, literalmente explotó!!! Sí, un tumor reventó perforando el ntestino e invadiendo ganglios periféricos. Diagnóstico? Cáncer de Colon. Cirugías. Colostomía (tres años y medio) quimioterapia y más cirugías. Todo por no tomar decisiones a tiempo. Por aguantar situaciones de violencia familiar. Fui sorda y pagué las consecuencias!! Pero aprendí…tarde, pero aprendí. Tuve que cambiar mi vida, volver a empezar…renacer de las cenizas y volar sobre el pantáno. Me separé desoués de 32 años de matrimonio y 56 años de edad. Se puede. Hoy con 60 años, no miro atrás. Tengo mucha paz, estoy sola pero muy bien .
    Hay que escuchar a nuestro cuerpo, sin dudas. Gracias. Muy bueno el artículo como todo lo que nos entregas siempre…abrazo…

  3. Yolanda
    noviembre 14th, 2015 a las 19:20

    Hola! Totalmente de acuerdo! El cuerpo y la mente se interrelacionan; y cuántas dolencias se pueden evitar cuando somos más conscientes de nuestros pensamientos y creencias. Un besito

  4. Flor de María
    noviembre 24th, 2015 a las 5:48

    Muy cierto querida Merlina
    el cuerpo avisa y a veces no le damos importancia .
    Gracias por difundir este mensaje y a cuidar el cuerpo , sobre todo la parte emocional que es la que enferma más.
    Un abrazo cariñoso desde mi Huaral (Lima) Perú .
    Dios te bendiga

  5. Nora
    febrero 4th, 2016 a las 11:26

    hola este tema tiene mucha razon a mi marido le pasa eso con su cuerpo despues de haberse mandado muchas macanas que le he reconocido ahora esta pagando las consecuencias del mal accionar hacia mi y con su mala suerte que ahora depende todo de mi y no tiene otra alternativa mas que irse o quedarse pero como esta solo opta por quedarse , la vida te pasa factura por tus grandes errores es asi veremos que pasa un beso

  6. Gaby
    febrero 25th, 2016 a las 10:14

    Gracias Merlina, es tan real, el cuerpo habla mucho, recuerdo que hace unos años empece a leerte cuando me deprimi para buscar apoyo emocional, o para encontrar personas en tu blog que estuvieran pasando por lo mismo, era mi terapia…y fue porque mi primer novio me engaño con una amiga mia…… a partir de ahi no deje de sentir dolores en el area del higado y hace un tiempo me descubrieron un tumor grande, gracias a dios es benigno…pero bueno nada que no sea natural de ahi es benigno desde mi punto de vista. Al tratarme con un medico japones buscando la medicina alternativa me explico que en su cultura ellos relacionan esta área con amarguras, ira, broncas..etc… yo creo que esa caso me hizo doler ahí… y el hígado se relaciona mucho con el corazón. Gracias por ser tan linda, es bueno leerte, las personas sentimos comprensión y también da la sensacion de que te conocemos! Un saludo muy buen fin de semana!!

  7. lorena
    octubre 26th, 2016 a las 16:30

    A mi me duele adentro de mi casa mucho la cabeza los ojos la espalda e mal humor para mi es mamá que ya no quiero vivir con ella.y me cuesta soltar pero es algo que quiero hacer y hay algo que no me deja .me sentó muy inmadura x no poder hacerlo.muy buena la pagina gracias beso

Ingresa tu comentario: