27

nov

Ilusiones, obsesiones y evasiones

Artículo publicado por Merlina Meiler

Todos anhelamos lograr los objetivos de nuestra vida. Establecer metas es esencial para encarrilar la energía y dirigirla hacia aquello que queremos alcanzar.

“Si no sabes adónde vas, es probable que nunca llegues”, reza un dicho popular. Mas, ¿qué ocurre cuando idealizamos demasiado un objetivo y lo abstraemos de la realidad? ¿O cuando se transforma en una obsesión que nos impide llevar una vida dentro de cauces que nosotros consideraríamos más normales?

A veces tendemos a suponer que al concretarse un deseo que anhelamos desde lo más profundo de nuestro corazón nos sentiremos inmensamente dichosos, y que el no lograrlo hará que una parte de nuestra personalidad quede relegada o, aún peor, frustrada. ¿Tú sabes, de verdad, qué significa para ti lo que tanto deseas conseguir? ¿Eres consciente de que esa concreción traerá aparejados cambios profundos, que probablemente no puedas deshacer una vez que te embarques en ellos?

Muchas veces la realidad supera a la ficción de tus pensamientos previos, lo que significa que las cosas no suelen desarrollarse como uno las imagina, sino que toman su propio curso. En ocasiones, al soñar con un hecho solo estamos prestando atención a la punta del iceberg; hay mucho mas involucrado que lo que se percibe a simple vista.

Si gran parte de tu tiempo lo pasas maquinando sobre un tema en particular, el que da vueltas en tu mente sin cesar, tal vez te hayas obsesionado con ese tema. ¿Cuánta energía te consume el estar permanentemente concentrado en solo un fin? ¿Qué otras áreas de tu vida has relegado, tal vez sin siquiera darte cuenta? Creer que toda la felicidad de tu vida radica en solo un logro significa limitar tu capacidad como ser humano, que puede y necesita expresarse en distintas dimensiones. Piensa por un instante qué pasaría si nunca lograses ese hecho único y aislado que te obsesiona. Porque tal vez no se produzca en un futuro cercano o no llegue a concretarse jamás.

Si supones que te va la vida en lograr ese puesto de gerente que tanto deseas, en comprar algo en particular, o que nunca serás feliz si no te casas y tienes al menos dos niños, estarás concentrando toda tu energía y atención en ese asunto, y probablemente limites las verdaderas posibilidades de desarrollo, crecimiento y felicidad de tu vida. Simplemente las niegas, ya que en tu esquema mental no hay lugar para otras oportunidades de dicha y plenitud. Si tan solo con la mente abierta a nuevos horizontes aplicaras una pequeña dosis de flexibilidad y un mínimo de confianza a la posibilidad de que nuevos acontecimientos, algunos impensados, te hagan feliz, se abriría frente a ti una miríada de opciones diferentes para disfrutar de una vida más placentera.

¿Qué estás dejando en el camino para alcanzar tu fin? Te estás evadiendo de la realidad al enfocar todas tus energías en algo utópico, tal vez irrealizable. ¿Se está debilitando tu pareja, hay cambios familiares, la soledad te agobia y por eso prefieres bloquear esos sentimientos encontrados y centrarte en un objetivo laboral o económico? ¿O, por el contrario, tienes dificultades en el terreno laboral y para minimizarlas u olvidarlas te centras desmesuradamente en otro aspecto de tu vida?

Parecería que al dirigir el foco de tu atención hacia otro tema, lo que realmente te preocupa quedara desdibujado. Pero no es así. ¿Vale la pena abstraerse de lo que te perturba? ¿Crees que desaparecerá mágicamente por obsesionarte con otra cosa? Si te sientes identificado con gran parte de la descripción de este articulo, entonces es muy posible que te estés evadiendo de algo. Un área de tu vida te esta pidiendo a gritos que le prestes atención, en la que no logras la plenitud y el brillo que deberías, y tú la estas callando como puedes, centrándote desmedidamente en otra.

Hay un cambio latente en ti. No trates de acallarlo mas, ya que el hacerlo puede poner en peligro tu salud mental o física. En vez de hacer oídos sordos a las ideas intuitivas que te afloran, cambiar de tema o posponer decisiones, permítete encontrar nuevas fuentes de concreción personal. Hay algo que te gustaría cambiar y desbloquear, tu mente ya lo sabe y seguramente te puede dar indicios en estos días para que lo veas con nitidez.

Enfócate en lo que te gustaría que sea distinto, desde una posición mas relajada, e imagina cómo sería eso en el futuro, con lujo de detalles, colores, formas, texturas, sonidos. Centrarte en lo que realmente necesita de tu atención para solucionarlo o aceptarlo redunda en equilibrio, que es la base de una vida sana.



23

nov

Video: El Secreto (2)

Artículo publicado por Merlina Meiler

Debido a la gran repercusión que tuvo el video anterior que subí en mi blog de la película El Secreto, elegí éste para compartir con ustedes.

Habla de lo importante que es enfocarnos en lo que queremos, y no en lo que no queremos o tememos. La ley de atracción es simple: si te digo que no pienses en un elefante rosa en este momento… seguramente se te figuró uno en tu mente. Así funciona todo. Concentrémonos en lo que realmente deseamos y estaremos dirigiendo nuestra energía y nuestras acciones hacia este objetivo.

El video también explica la importancia de expresar gratitud hacia todo lo que tenemos, y cómo influyen en nosotros las emociones.

A continuación puedes ver el video…

¡Que lo disfrutes!

Merlina



20

nov

Manejo de la angustia

Artículo publicado por Merlina Meiler

Hoy no es un día perfecto. Estás ansioso. Deseas algo con toda tu alma, ya mismo. La ansiedad te desvela y te condiciona… ¡Alégrate! Eres un ser humano.

Hay momentos de transición en la vida de todos nosotros en los que estamos poblados de indefiniciones, de dudas, de ansiedades. Estás esperando una respuesta concreta sobre trabajo, estudios u otra circunstancia muy importante. O noticias de alguien que está lejos en la distancia pero cerca de tu corazón. Sin embargo, estas situaciones tal vez no se resuelvan hoy mismo… hay que esperar, sin angustiarse. ¿Pero cómo?

Leer más…



15

nov

¿Problemas? ¡Claro que tienen solución!

Artículo publicado por Merlina Meiler

problemas-y-soluciones_edited¿Tienes un problema y todavía no le encontraste la solución? Es solo cuestión de un pequeño cambio de enfoque que sí podemos hacer… ¡ahora mismo!

Por lo general, un gran problema es la suma de otros más pequeños. Muchas veces hubo indicadores previos que no quisimos o no supimos ver.

Lo bueno es que cuentas con todos los recursos necesarios para enfrentar este tema que te está preocupando, y tener éxito. Es posible que precises ayuda para guiarte y respaldarte en este momento. Al hablar de lo que nos pasa, vemos detalles o puntos de vista que no habíamos notado antes. Además, muchas veces, las ideas de otros accionan nuestra propia creatividad para encontrar salidas inteligentes a encrucijadas.

Tal vez puedas separar el asunto en partes más pequeñas y tratar cada una por separado. O cambiar la estrategia que estás usando y definir una que te lleve a la solución que tanto deseas.

Lo positivo a tener en cuenta es:

¡Tú eres más grande que cualquier problema que se te pueda presentar!

Y si solucionaste inconvenientes en el pasado que te parecían que no tenían salida, esta vez te sucederá lo mismo… y en muy poco tiempo más, mirarás hacia atrás, verás esta situación y te darás cuenta que sí se resolvió de manera positiva.

¡Éxitos!

Merlina



12

nov

Video: Historia de éxito: Steve Jobs

Artículo publicado por Merlina Meiler

Me gusta mucho leer biografías. Creo que las historias de vida de gente triunfadora nos dan herramientas para nuestro propio crecimiento personal.

Además, nos demuestran que sí se puede obtener resultados felices y hacer realidad nuestros sueños, a pesar de hallar circunstancias adversas en el camino. Este es el discurso que pronunció Steve Jobs, el creador de las computadoras Apple, en la universidad de Stanford, EE.UU., en el que relata su dura infancia, la gran dificultad de sus comienzos y cómo se hizo cargo del rumbo de su vida para transformarse en la persona influyente y exitosa que es hoy. Te recomiendo que te tomes el tiempo para verlo. ¡Es un video muy inspirador! Sólo presiona Play:



6

nov

Consulta: No tolera el pasado de su mujer

Artículo publicado por Merlina Meiler

hombre-en-duda Contrariamente a lo que podría suponerse, la mitad de las personas que me consultan son hombres.

Cuando las mujeres tenemos un problema, siempre contamos con alguien a quien recurrir. Tomamos el teléfono y nos quedamos horas hablando con una amiga, una hermana o, incluso, nuestra madre.

Los hombres no cuentan con esta posibilidad. Cuando se reúnen con otros hombres, hablan de trabajo, de deportes, de política… o de mujeres, pero en otro tenor. Suelen no tener a quién confiar sus inquietudes sentimentales o emocionales.

Quiero compartir contigo una consulta que me realizó un hombre hace pocas semanas. Para salvaguardar su privacidad, cambiaré su nombre y el país de América Latina al que pertenece. Le resulta complicado tolerar el pasado de su mujer.

Estimada Merlina:
Estoy divorciado desde hace 4 años. Hace tres años inicié una relación con una mujer, con la cual vivo desde hace un año y medio. El problema es que me contó algunas de sus experiencias anteriores, que van en contra de mis valores e ideas (tuvo relaciones con un desconocido, con un casado y con dos mujeres). Es una buena mujer, pero cuando pienso en su pasado, no puedo ni dormir, la quiero mucho. ¿Que puedo hacer para vivir en paz?

Juan José, de Perú

Querido Juan José:

Creo que las relaciones entre las personas se basan en la aceptación. No somos perfectos, todos tenemos nuestro pasado, y nuestro bagaje de experiencias nos acompaña cuando iniciamos una nueva relación.

Entonces, la pregunta clave para ti sería: ¿tú puedes aceptar a esta mujer tal cual es, con sus experiencias pasadas?

Tienes todo el derecho de decidir que esta mujer, por más buena persona que sea, tiene valores demasiado diferentes a los tuyos como para ser feliz con ella, y decidir hacer algo al respecto. Si este enfrentamiento entre tus sentimientos y tus valores es tan fuerte que no te deja dormir, tal vez ella no sea la mujer con la cual compartir tu vida…

Si permaneces con ella… tendrás que aceptarla con su pasado, desde el corazón, y comenzar a vivir más alegremente, conforme a esto.

¿Qué piensas?

Con cariño,

Merlina

Querida Merlina!

Agradezco con todo mi corazón tu consejo. Muy útil!

Un abrazo,

Juan José